Tlaxcala es un lugar rico en cultura, tradiciones, historia, flora, fauna y buena comida por lo que en esta ocasión te presentamos 6 datos interesantes de las “Alegrías de amaranto un dulce típico de Tlaxcala y del centro de México el cual se realiza a base de amaranto tostado.

1.- A pesar de no haber algunos antecedentes histórico específico sobre las primeras alegrías se cree que se inició a fabricar las alegrías en tiempos prehispánicos para formar figuras que representaran su vida, cultura, guerrero, animales y naturaleza.

2.- Las forma de preparación es muy simple ya que su principal componente son el amaranto tostado, con miel y se acompañan de con pepitas, cacahuate, pasas y nuez mezclado con una miel de piloncillo.

3.- Los aztecas formaban un tipo de alegría compuesta por miel de diferentes frutos, con lo que moldeaban representaciones de los dioses y las personas que comían estas figuras hacían un ritual, pues “participaban de la divinidad”, lo que fue considerado por los españoles como herejía por lo que se erradicó su cultivo y disminuyó su consumo durante el virreinato.

4.- En las regiones de Tlaxcala, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo y Chiapas las alegrías se comenzaron a realizar principalmente en el periodo de muertos, en los días finales de octubre y principios de noviembre, esto con figuras de calaveras, las cuales representaban a la muerte y se ponían en las ofrendas.

5.- De acuerdo con la organización México Tierra de Amaranto AC, las propiedades de las alegrías son grandes y de los más importantes en los dulces típicos mexicanos, ya que a pesar de tener pocos ingredientes en su preparación, la mayoría son cereales y granos naturales, así como el dulce utilizado es completamente natural.

6.- Las alegrías se comercializan en la mayoría de México, siendo Tlaxcala el principal productor de Amaranto y por lo tanto de la producción de este siendo la zona sur del Estado el lugar donde más se comercializan, sobresaliendo la comunidad de San Miguel del Milagro en Nativitas, Tlaxcala.

La gastronomía de Tlaxcala sigue siendo de las más importantes en nuestro país, por su variedad y su forma de conservar lo prehispánico, por lo que lo que es importante mantener viva la vida de estas delicias locales.