El pulque es una bebida que nos llena de alegría, sobre todo si nos tomamos más de tres vasos. Como saben, el agua de las verdes matas es muy popular en nuestro Estado porque tenemos la hermosa fortuna de que el maguey pegue bien y por lo tanto gocemos de “pulque del bueno, pulque del chingón” (guiño, guiño); municipios como Calpulalpan y Nanacamilpa forman parte de la mera región hacedora de esta deliciosa bebida.

Mucho hemos hablado y leído de esta sabrosura; que si el dios andaba enterrado en Zultepec, que si el agave es primo hermano del maguey, que si pulque y chito seguro chamaquito, que si es barato, que si natural o curado, que si lo tomas embarazada vas a tener mucha leche pa’ tu cría… pero otra cosa que amamos en Escenario Tlaxcala es comer y entonces nos pusimos a pensar una tarde de godineo con qué platillos acompañaríamos un buen pulque:

Gusanos de maguey

Es obvio, lo sabemos, los gusanos de maguey son larvas de una mariposa que se alimenta de las pencas, se dan en temporada de lluvia y en cada planta se encuentran alrededor de cuatro; por eso su precio es muuuuy elevado (unos 700 pesitos aproximadamente por kilo), después se seleccionan a los más aptos para ser comerse. Ahora imagínalos preparados en un taquito con una su salsita y acompañado de unos pulquitos. #ÑamÑam

Escamoles

Los escamoles son las huevas de una hormiga que se encuentra en la profundidad del maguey, por lo que no es fácil su obtención, además son de temporada, por lo que al igual que los gusanos, son bastante caritos.

A los escamoles se les conoce como el caviar mexicano, y con justa razón, pues son toda una delicatessen del mundo de los insectos que preparados con mantequilla y epazote en un taquito te hará sentir que estás en el mismísimo paraíso.

Barbacoa

La barbacoa es otro alimento que hace match con un derivado del maguey, pues sus pencas se asan y son utilizadas como camita para arropar la carne del borrego; esto le da un toque súper especial.

Creemos que es una combinación ganadora para compartir con unos pulques porque también implica el ritual del taquito, la salsita, el limoncito y todas las cosas ricas de la vida. <3

Chapulines

Si no tienes tiempo o dinero para armar uno de los platillos anteriores, te invitamos a intentar sustituir los pretzels por unos deliciosos chapulines con chilito y limón, te juramos que por más horripilante que te suene comer a tan bonitos animalitos del señor, en realidad son un manjar que nada le pide a la botana tradicional, además, ¡qué más mexicano que combinarlo con unos buenos pulques!

Te invitamos a explorar el mundo de sabores que te ofrecen estos platillos, porque aunque algunos parecieran muy exóticos, no puedes andar por la vida sin probarlos o creer eso de que saben a pollo; saben a lo que son y la experiencia culinaria es inigualable. Si no te gustan pues tapas el bocado con ese pulquito con el que los acompañes, pero te aseguramos que vas a disfrutar muchísimo estas combinaciones ganadoras.