Durante la segunda transmisión en vivo para suscriptores de Escenario Tlaxcala se estableció un espacio de diálogo con DEMEJ Asociación Civil, que en su sede de Tlaxcala se dedica apoyar a jóvenes sordos para su integración social a través de la enseñanza de lenguaje de señas y el idioma español.
Su secretaria, María Elena Teloxa Díaz, señaló que esta A.C. se creó en 2015 y tiene presencia en diferentes lugares del país como lo es Tlaxcala, Puebla y Baja California, siendo ésta última, el lugar donde su directora gestiona un espacio para migrantes.

En la charla también estuvieron presentes Bryan y Ángel, de Zacatelco, así como José Alberto, de Tenancingo, ellos forman parte del Club Juvenil Señas y Textos, perteneciente a DEMEJ, quienes con la interpretación de lengua de señas de Ayuri, contaron parte de sus experiencias como personas sordas.

Elena resaltó que en el Club Juvenil Señas y Textos, se ayuda a los jóvenes a ser independientes, ellos diseñaron el logotipo y le pusieron nombre al club, donde su participan alrededor de doce jóvenes entre 14 y 29 años que se han enfrentado a diversas problemáticas y carencias de inclusión dentro del Estado.

Respecto a las limitaciones con las que se enfrentan las personas con discapacidad como la movilidad, José Alberto, mencionó que es muy complicado ese tema ya que tienen barreras como la falta de rampas, y en el caso de las personas con discapacidad auditiva mencionó “aquí en el estado de Tlaxcala la lengua de señas es muy limitada, la comunicación que se nos da es meramente español, un ejemplo muy claro es mi familia o la familia de la mayoría de los sordos, muchos de nuestros familiares no saben lengua de señas, lo que hace que la comunicación sea muy poca, también en las escuelas, no podemos ingresar a las universidades porque faltan intérpretes, entonces se nos dificulta. No nos apoyan con interpretación, por lo que es muy difícil que accedamos a los diferentes espacios que hay, por ejemplo, yo llevo bastantes años estudiando la preparatoria por falta de intérprete, hay dificultad en todos los sectores, en hospitales, en el transporte, donde muchas veces los choferes se molestan si les mostramos una identificación de que somos personas con discapacidad. Empezando por nuestra familia deberían aprender lengua de señas para que nosotros también podamos procesar más rápido y lograr todas las metas que nos ponemos”.

En cuanto a los espacios para aprender lengua de señas, Elena señaló que no existe alguno abierto para público general, “los espacios que nos han dado para incursionar son, por ejemplo, ahora que José Alberto participó en el parlamento juvenil y surgió el interés de diputados que abrieron los espacios, también a veces la SEP lleva a cabo cursos pero para maestros, sin embargo, falta bastante para lograr una comunicación y que para ellos sea entendible la información”. Asimismo señaló que es muy difícil que puedan acceder a ciertos espacios, “llegar y querer participar en alguna convocatoria es sumamente difícil, por ejemplo, es algo que obviamente con el acompañamiento de la familia se puede lograr”.

Ángel ha participado en algunos eventos deportivos, practica atletismo y se ha esforzado mucho en ese deporte, durante muchos años ha competido en diversos estados, lo que lo ha llevado a ganar primeros y segundos lugres, así como el Premio Municipal del Deporte en Zacatelco.

Por otro lado enfatizaron que ciertas acciones no se están garantizando, como en el caso de José Alberto que lleva alrededor de seis años tratando de terminar la preparatoria, “yo creo que la cuestión educativa es muy importante para ellos, el saber comunicarse en español es muy necesario, por lo que desde el gobierno falta mucho en todos los ámbitos”, dijo Elena.

Actualmente DEMEJ fundamenta y trabaja el aspecto educativo en los jóvenes, se les apoya para aprender español y ya que ellos son personas totalmente visuales procuran hacer que sus actividades sean en el exterior, en sus entornos, donde participen, aprendan y si hay señas que no sepan las investiguen y conozcan, “Las limitaciones son bastantes, por ejemplo, ya no hay ciertos apoyos que puedes bajar a nivel federal, tenemos espacios, pero quisiéramos que salgan más a aprender a otros lugares”.

Al preguntar sobre el termino adecuado para dirigirse a ellos, señalaron que persona con discapacidad es el correcto, “persona con discapacidad motriz, visual, auditiva, en este caso puede ser nada más sordo, no sordomudo, estas terminologías van cambiando según convenciones internacionales que México va adoptando, las administraciones las van incluyendo en sus leyes, y la Comisión Nacional de Discapacidad las va adaptando y es como se hacen los cambios, es una cuestión de reconocerlos, de la dignificación de la persona en materia de derechos humanos, el término persona con discapacidad es aceptado por ellos mismos”.

Sus oficinas se encuentran en la calle Progreso 30 en Belén Atzitzimititlán en San Pablo, pero actualmente están trabajando en el Congreso del Estado de Tlaxcala. “Invito a los jóvenes sordos para que aprendan lengua de señas, aunque el español es un poco difícil aquí lo puedes aprender para que te comuniques y entiendas algunas situaciones. Ven a aprender con nosotros, esto es un proceso y te podemos apoyar”, concluyó Bryan.