Tlaxcala, Tlax. El pasado martes trasportistas de diferentes Estados pertenecientes a la Alianza Mexicana de Organización de Trasportistas (AMOTAC) protestaron en diferentes puntos de las carreteras del país, principalmente las que conectan con la Ciudad de México, para exigir entre otras cosas la diminución de robos de unidades en las carreteras, sobresaliendo las de Tlaxcala y Puebla como las mas inseguras.

De acuerdo al informe emitido por AMOTAC los principales motivos del paro y las manifestación son para exigir la prohibición del otorgamiento de placas para los vehículos de doble remolque, así como facilitarla la adquisición de licencias para operadores de trasporte, reducir los cobros excesivos de los servicios de grúas y disminuir el cobro de peaje en carreteras, pero.

Una de las principales exigencias fue mayor seguridad a los trasportistas, esto derivado del incremento excesivo de robo de unidades y productos, sumado al incremento de extorciones por parte de la policía federal, resaltando que las carreteras de Tlaxcala y Puebla son de las que presentan mayor incidencia delictiva.

De acuerdo al AMOTAC los trasportistas de Tlaxcala, Puebla, hidalgo, Morelos, Querétaro, Toluca y Estado de México, son los que se ven mayormente afectados, tanto trasportistas como las empresas.
De acuerdo a información emitida este 2019 por la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) el 75% de los delitos cometidos en contra de automóviles de carga, se registraron en las carreteras de Tlaxcala, Puebla, Michoacán e Hidalgo.

Siendo los tramos carreteros que conectan a Tlaxcala y Puebla con Ciudad de México las más afectadas así como la que conecta a Tlaxcala con Veracruz, específicamente las autopistas A2 Puebla-Tlaxcala, la autopista México-Puebla, el corredor que atraviesa Tlaxcala denominado; corredor México-Puebla-Veracruz y el Arco Norte en los tramos de Hidalgo y Tlaxcala.

Tan solo del 2017 al 2019 el incremento de robos de unidades en estas carreteras incrementaron en un 95.2% lo que fue igual a 2 mil 733 vehículos de carga robados.

Este problema de inseguridad ha afectado de forma importante a los trasportistas, principalmente de forma económica ya que muchos han perdido sus unidades por completo, ya que en agosto de este año el 40% de las 90 aseguradoras decidieron ya no renovar contratos, esto por las grandes pérdidas que tuvieron asegurando automóviles de carga en la zona centro del país.

Derivado de esta acción los trasportistas buscaron que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) les dedujera la perdida de las unidades robadas para así no tener tantas perdidas, acción que fue ignorada por el SAT, lo que genero el paro, asegurando que de no resolverse seguirán con su protesta.