Tlaxcala, Tlax. De acuerdo a datos de la Secretaria de Salud (SESA) el número de personas afiliados a las instituciones públicas de seguridad social ha disminuido desde 2012, esto derivado según el plan “Bienestar para toda la vida” mismo que planteo el actual gobierno federal, por la desconfianza hacia el sector salud en todo el país.

En el plan “Bienestar para toda la vida” planteado este 2019 se expresó que hay desafíos grandes en términos de cobertura, calidad y educación de la salud, ya que la gente no confía en su sistema de salud y muchas veces prefieren buscar otras opciones antes de ingresar a cualquier institución publica que brinde atención médica.

Un ejemplo de este desacuerdo hacia los sistemas públicos de salud, es la tendencia hacia la baja que ha tenido los números de afiliados en Tlaxcala al seguro popular, al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ya que año con año el número de afiliados disminuye.

Además que el programa de aseguramiento voluntario no ha tenido crecimiento alguno desde hace más de 10 años.

En 2015 Tlaxcala contaba con un número de afiliados de 930 mil 877 personas, disminuyendo para 2016 un total de 73 mil 948 personas y para el 2017 otros 79 mil 727 personas y así sucesivamente se fueron saliendo de los sistemas de salud más de 70 mil personas por año.

Para este 2019 el número de afiliados apenas sobrepasa los 650 mil personas y de ellas según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) el 47% está inconforme con la institución pública a la que pertenecen.

Por el lado contrario a esta situación, en México todavía hay gente que no tiene acceso a la atención médica, ya que según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) aproximadamente hay cinco millones de personas presentan un nivel muy bajo o nulo de acceso a instituciones de salud pública debido a que viven en comunidades aisladas o cercanas a carreteras.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) especifico en 2017 que el gasto público destinado a la salud de los mexicanos fue el más bajo de todos los países de la OCDE lo que produce que las personas con menores ingresos estén económicamente excluidas del sistema de salud, ah esto se le suma que en este 2019 hubo un recorte a dicho sistema con la entrada del nuevo gobierno federal.