Powered by JS Network Solutions

Sin perfil académico ni laboral la plantilla del Centro de Justicia para las Mujeres Featured

Tlaxcala, Tlax. La directora del Centro de Justicia para las Mujeres (CEJUM), Lic. Damayanti Zamora Moreno, no ha acreditado los 5 años de experiencia en materia de prevención, atención, investigación, sanción y erradicación de la violencia contra la mujer, igualdad sustantiva, perspectiva de género y defensa de los derechos humanos, como lo establece el artículo 9 del Acuerdo emitido por el gobierno local para la creación del Centro de Justicia para las Mujeres y publicado en el Periódico Oficial del Estado el 1 de agosto de 2017.

A través de solicitudes de acceso a la información pública, la Secretaría de Gobierno informó que la Lic. Damayanti Zamora solo tiene experiencia laboral como agente del ministerio público, oficial del registro civil, capacitadora electoral, asesora jurídica de la empresa privada H&G S.C y juez de la comunidad de Ocotlán.

Del mismo modo, solo 4 de las 17 funcionarias que laboran en el CEJUM tiene experiencia en materia de violencia contra las mujeres, aunque en su experiencia profesional y académica no consta la capacitación en temas de género y derechos humanos.

Según el Acuerdo, el nombramiento de la Dirección del CEJUM en Tlaxcala depende exclusivamente del gobernador del Estado y es un “órgano desconcentrado por función, dotado de autonomía técnica y operativa” jerárquicamente subordinado a la PGJE.

Al respecto, la organización civil “Equis Justicia para las Mujeres” advierte que los CEJUM que son órganos desconcentrados “no cuentan con independencia presupuestaria, patrimonio personal ni personalidad jurídica propia”, ya que al estar subordinado, primero a la PGJE y después al Ejecutivo local, el titular del Centro solo puede tomar decisiones técnicas y no esenciales para la atención de las mujeres.

“Es sumamente importante que los CEJUM sean consolidados como órganos descentralizados con personalidad jurídica y patrimonio propios pues les otorga de mayor autonomía para el uso y adquisición de recursos”, refiere el “Informe sobre el estado de la política pública a nivel nacional. Centros de Justicia para las Mujeres” de Equis tras analizar 30 CEJUMs de la república.

Aunque el informe no incluye el CEJUM de Tlaxcala debido a que su creación fue posterior a la publicación del análisis realizado por Equis, Escenario Tlaxcala buscó información basándose en los tres criterios de análisis: estructura institucional, asignación de recursos y diseño operativo, a fin de establecer la eficiencia de la política pública.

Hallamos que no existe coordinación con organizaciones civiles defensoras de los derechos de las mujeres, los criterios de selección del personal no son abiertos a las expertas en materia de género mediante convocatoria o examen de oposición, y se corre el riesgo de tener una plantilla laboral sin experiencia en prevención y atención de la violencia contra las mujeres, además de que el presupuesto programado para 2018 es uno de los más cortos de los CEJUM, al menos en comparación con el primer año de creación de los 30 analizados por Equis.

 

Los perfiles.

Los CEJUM son las instancias oficiales conformadas para brindar alojamiento, talleres y atención psicológica, jurídica y médica a mujeres que han sufrido violencia. En Tlaxcala se creó derivado de una de las recomendaciones que emitió el grupo de trabajo que atendió la solicitud de Alerta de Violencia de Género.

La recomendación mandataba la creación del CEJUM, conformado por especialistas en materia de género y derechos humanos como respuesta a los altos índices de violencia contra las mujeres, las víctimas de trata de personas y la naturalización y reproducción de estereotipos en la impartición de justicia.

Sin embargo, la plantilla laboral del CEJUM de Tlaxcala se quedó corta. Está integrada por 17 funcionarias. La asistente de la dirección, Lic. Erika Muñoz Juárez, laboró como operador telefónica y atención y servicio a clientes en la empresa Amatech S.A. de C.V. de 2011 a 2017; de 2008 a 2011 fue “responsable” de una estancia infantil y de 2002 a 2008 laboró en el área de trabajo social de la Escuela Secundaria Técnica No. 12.

El Centro cuenta con seis encargadas del área de trabajo social: Lic. Gladys Galindo Guevara, Liliana Muñoz Suárez, Nayelli Jaramillo Corona, Sonia González Rivas, Adaly Angulo Cruz y Amanda Corona Arrieta.

Mediante la plataforma de transparencia la Secretaría de Gobierno informó que Gladis Galindo trabajó en el área de trabajo social del O.P.D. Salud de Tlaxcala, en el área de pedagogía de la Dirección de Prevención y Readaptación Social, fue directora del DIF de la presidencia de comunidad de Villa Alta y docente en la UAT durante 2006-2009, pero a partir de esa fecha no registró actividad laboral ni capacitación en materia de género hasta que fue designada encargada del área de trabajo social del CEJUM Tlaxcala.

Liliana Muñoz acreditó solo la experiencia laboral en “apoyo a mujeres en maltrato intrafamiliar” del DIF en Tepeyanco. Mientras que, Nayelli Jaramillo trabajó en empresas como McDonalds y Centros Comerciales Soriana, en el área de captura” dentro del programa estatal de mejoramiento de vivienda 2008 y como auxiliar de programación en la Secretaría de Desarrollo Social, y se desempeñó en el Instituto Estatal de la Mujer como “orientador a mujeres víctimas de violencia”.

Sonia González laboró como “administrativa” en la presidencia de comunidad de Santa Isabel Tetlatlahuca y en el área de ventas de la empresa Amatech. Por su parte, Adaly Angulo fue trabajadora social en el Instituto Estatal de la Mujer en los municipios de Tequexquitla y Teolocholco, además laboró en el área de planeación y coordinación de Ddeser Tlaxcala, mientras que Amanda Corona tiene experiencia como trabajadora social en el Hospital General de Calpulapan, en la Clínica de Especialidades Dentales de Apizaco y en el Centro de Especialidades Médicas Cristal como “recepcionista”.

El CEJUM además cuenta con cinco encargadas del área de psicología: Elia García Ordoñez que laboró en Volkswagen y en la Asociación de Ciudadanos Poblanos Unidos por la Justicia y la Atención a Víctimas de Delito A.C; Adriana Zarate Piscil, encargada de pedagogía infantil del CEJUM, tiene experiencia laboral como docente en 5 jardines de niños; la psicóloga individual, Martha Martínez Morales, cuya experiencia laboral acreditada consiste en solo ser asistente educativo en una guardería de la SEDESOL y Claudia Varela Jiménez, encargada del área de psicóloga terapeuta, con experiencia laboral en la unidad de atención a víctimas del municipio de Zacatelco como parte del proyecto PAIMEF del IEM, como trabajadora social en el Hospital General y asistente de los DIF de los municipios de Tetlatlahuca y Tlaxcala.

Además el CEJUM cuenta con un ministerio público de la PGJE. La asesora jurídica Silvia Guadalupe Murillo Pantoja se desempeñó en empresas como Detrotex América, Industrias y Metales, Automóviles Tlaxcala, Volkswagen Financial Services, Harmonhall, Vías Terrestres y Maquinaria, Periódico ABC y en los ayuntamientos de Tlaxcala y Tetlahnocan.

El equipo lo conforman dos médicos generales dependientes del O.P.D. Salud Tlaxcala y dos vigilantes, de acuerdo a información obtenida mediante solicitud de acceso a la información pública 397417.

 

Sociedad civil excluida.

El gobierno del estado no informó sobre los criterios de selección del personal, además de que para el personal no hay un artículo que especifique que deben contar con experiencia en perspectiva de género, derechos humanos y atención especializada de la violencia.

La sociedad civil quedó excluida en la participación del CEJUM, pues ni en el acuerdo ni en su composición se menciona la participación de las asociaciones que son las que han trabajado en campo la violencia contra las mujeres.

En el caso del CEJUM de Tlaxcala el acuerdo señala que el personal será designado por las instituciones públicas para prestar sus servicios. Al respecto, Equis señala que es necesario regular los mecanismos que garanticen la idoneidad del personal asignado desde otras dependencias y que su selección no quede al arbitrio de la dependencia de origen.

“El hecho de que ellas y los funcionarios dependan administrativa, laboral y jerárquicamente de sus dependencias de origen impacta no solo en la calidad del servicio prestado a las mujeres usuarias del Centro, sino también en su propia profesionalización”.

Es necesario “establecer criterios de selección, ya que permitiría que las personas elegidas cuenten con el perfil, las capacidades y habilidades necesarias para el puesto; que sean elegidas por su mérito y no solo por razones personales o políticas.”

Tampoco se han hecho las adecuaciones al marco legal para fortalecer el funcionamiento del Centro de Justicia para las Mujeres, “mientras los derechos o acuerdos de creación de los CEJUM no dialoguen con la normativa estatal, no tendrán fortaleza institucional para garantizar la sostenibilidad, así como su funcionamiento y composición”, refiere el informe de Equis Justicia sobre los Centros de Justicia para las Mujeres.

 

Para el periodo de agosto-diciembre el gobierno estatal programó 5 millones 320 mil 744.30 pesos para el CEJUM en Tlaxcala, y prevé asignar para 2018 la cantidad de 7 millones 754 mil 25 pesos, como consta en la respuesta a la solicitud de información 397517, el más bajo de los más de 20 CEJUM.

 

Share this article

Login to post comments