Powered by JS Network Solutions

Chalchihuapan, ritos para la fertilidad en el universo femenino Featured

Tlaxcala, Tlax. La catedral de la Asunción o Ex convento de San Francisco está construido sobre una red de manantiales, veneros y escurrimientos de aguas donde los indígenas tlaxcaltecas realizaban ritos para alguna diosa de la fertilidad. La zona, que ahora es un camino de árboles que llevan a la Plaza Xicohténcatl, era sitio de culto de la consorte de Tláloc, el universo de lo femenino reflejándose en las aguas verdes de Tlaxcala.

El etnólogo Diego Martín Medrano, director del Museo Regional de Tlaxcala, nos explica que se llamaba Chalchihuapan o “lugar de las aguas sobre las piedras verdes”. Después de la llegada de los españoles en el siglo XV y la alianza con los tlaxcaltecas, en este sitio sagrado se erigió el templo de Nuestra Señora de la Asunción tres días después de la derrota de los mexicas en Tenochtitlán.

“El nombre del sitio está dedicado a la vocación de la virgen de la Asunción. Todo mundo lo conoce como san francisco porque nos encontramos en un convento de frailes franciscanos, pero está dedicado a esta virgen por la fecha de la consagración del espacio. Tenemos registro de que la caída de Tenochtitlán sucedió el 13 de agosto, fecha en la que se conmemora San Hipólito; sin embargo, tal parece que se eligió la virgen de la Asunción porque la llegada de los tlaxcaltecas a sus tierras fue tres días después de San Hipólito, lo que nos hace pensar que una vez que regresaron a su territorio los tlaxcaltecas celebraron con la victoria ese día de la virgen que se convirtió en la bandera y el emblema de la victoria tlaxcalteca sobre sus enemigos mexicas.”

El ex convento de San Francisco data del año de 1427; es uno de los dos centros más importantes para la historia de la Nueva España y la evangelización en México. Sobre los manantiales los tlaxcaltecas evangelizados cimentaron los primeros muros conservando el cariz femenino, la consorte de Tláloc ahora era la virgen de la asunción, una madre que también resplandeciente bajo el universo.

El convento además es único en su tipo porque no tiene los elementos de carácter militar como son los muros almenados. “Este no lo tiene y eso es algo que lo hace singular, estamos en un espacio distinto y es probable que se deba al acuerdo que existía entre tlaxcaltecas y los europeos, contamos con un atrio extenso que va del campanario a la capilla poza, lo que nos indica que aquí se llevaron grandes procesos de evangelización al aire libre y ceremonia procesionales.”

 

El Chac Mool de Teacalco

El Museo Regional de Tlaxcala cuenta con 3 mil bienes culturales que se encuentran bajo el resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de éstos solo 300 piezas están en exhibición. La más famosa es el Chac Mool de Teacalco.

“Se considera que este objeto es mensajero de los dioses. Se encuentra recostado con las rodillas dobladas, tiene un cuenco entre las manos junto al vientre donde deben ser depositados las ofrendas” Se asume que esa pieza fue fabricada en Tlaxcala, en Tecalco para ser exactos, refiere Diego Medrano.

“Eso es interesante porque nos habla de las rutas de comercio e intercambio de ideas y objetos religiosos, una cultura tlaxcalteca donde transitaban las ideas desde el golfo hacia Teotihuacán.”

En el cuento Chac Mool del libro “Los días enmascarados” el escritor mexicano Carlos Fuentes captó su esencia y su irrupción en el mundo moderno dentro de la rutina del burócrata que se desquicia encerrado con Chac Mool en su sótano inundado, es el mensajero de los dioses, acuático y fatal, cósmico desde su mirada de piedra.

 

Museo Regional abrirá exposición sobre Tecoaque: punto de comercio y pulque

El Museo Regional de Tlaxcala montará por primera vez, después de 24 años, una de las exposiciones más significativas sobre el asentamiento en Tecoaque, zona arqueológica ubicada en el municipio de Calpulalpan.

Tecoaque proviene del vocablo nahuatl que significa “lugar en donde se comieron a los señores o dioses”, formó parte de una de las rutas comerciales más importantes dominadas por Teotihuacán, Texcoco y Tenochtitlán. En Tecoaque o Zultepec fue capturada la expedición española de Pánfilo Narváez cuya encomienda era aprehender a Hernán Cortés. Su cronología data del 450 a 1512.

La exposición “Contacto, Resistencia y Muerte en un pueblo Acolhua” se inaugurará el 14 de diciembre a las 18:00 horas con la curaduría y conferencia magistral a cargo del arqueólogo Enrique Martínez, director del proyecto arqueológico de la zona de Tecoaque, y quien hablará sobre la importancia de la zona y el montaje de piezas arqueológicas que formaron parte de la región Acolhua, ubicada en el oriente de la cuenca de México y el señorío tlaxcalteca.

Asimismo, con el fin de crear espacios de divulgación dirigidos a un público amplio que desee saber más en qué consiste las disciplinas de la arqueología, la historia y la etnografía, el Museo Regional de Tlaxcala continuará con el ciclo de conferencias el próximo 7 de diciembre a las 17:00 horas “De qué está hecha la Antropología”, conversaciones en torno al objeto de estudio de las disciplinas históricas y antropológicas, impartida por el historiador Nazario Sánchez Mastranzo, profesor e investigador adscrito al Centro INAH Tlaxcala.

“Lo que pretendemos hacer con este ciclo, es invitar a los investigadores adscritos al centro del INAH Tlaxcala, con el fin de las actividades es aproximar estas ciencias a las personas y hablar de frente sin que medie la idea de que solo es para gente especializada, la idea es que sepan de qué temas, con qué o de qué se puede hacer historia, conversar de qué se puede hacer antropología, de qué se puede hacer arqueología y de que se puede hacer historia”, señaló el etnólogo Diego Martín Medrano, director del Museo Regional.

Share this article

Login to post comments