Powered by JS Network Solutions

Cándida y Alejandra, las últimas parteras de San Isidro Buensuceso Featured

Tlaxcala, Tlax. Cándida Manzano Monarca y María Alejandra Arce Pérez son las últimas dos parteras de la comunidad de San Isidro Buensuceso, municipio de San Pablo del Monte. Cada una tiene 47 años atendiendo partos, “acomodando niños chuecos” en los vientres y acompañando a las mujeres embarazadas de cinco comunidades que solicitan sus servicios. 

Sus casas aún se ubican entre las hectáreas de campo y siembra, y en mexicano dicen que “hacer-ayudar a las madres a nacer la vida es un don y un nombre-alto” en la comunidad. 

Cándida y Alejandra forman parte del proyecto “Parteras de San Isidro Buen Suceso” que esta mañana recibió cerca de 19 mil pesos como parte del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc), que organiza el gobierno del estado a través del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC) y la Secretaría de Turismo. 

El Proyecto lo encabeza la fotógrafa Mayra Álvarez y consiste en la elaboración de un libro bilingüe (náhuatl y mexicano, como llaman al español en San Isidro) de fotografía documental como testimonio de esta práctica, a fin de que se difunda en el municipio y la entidad. 

“Básicamente es para recuperar y difundir esas prácticas y que la medicina no sea un monopolio de la salud, que se entienda que hay mujeres que tienen conocimientos de cómo intervenir el cuerpo de otras mujeres”. 

En entrevista, Mayra Álvarez explicó que ahora es importante mostrar el oficio de la partera como una alternativa para las mujeres, en un contexto en el que el número de cesáreas ha aumentado a pesar de que están prohibidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Opina que actualmente la cesárea es más común porque genera más dinero para los médicos. “Yo creo que las parteras tienen un trabajo mucho más importante y más cercano con las mujeres. En este marco es necesario que los mexicanos entendamos que tenemos prácticas que son ancestrales y que hay que tratar de recuperar y de conservar, porque es importante que los médicos no desplacen el conocimiento de estas mujeres, que se difunda y se revitalice”.

Explica que los médicos han desplazado las prácticas de la medicina tradicional y que han impuesto el español como lenguaje exclusivo del conocimiento. 

“Con esto queremos decir que el conocimiento no solo se genera en español y que los otros idiomas también son generadores de conocimiento y que aportan conocimiento para su comunidad, el estado y el país sobre otros métodos más naturales de intervenir el cuerpo de una mujer sin ser invasivos".

Cándida Manzano tiene 80 años de edad; ni sus hijas ni sus nietas se interesaron por mantener el oficio y solo ella, y Alejandra Arce Pérez, son las últimas parteras de San Isidro.

“Nosotras acomodamos el bebe si no está bien, si habla para parto, si no, enviamos con un doctor, si viene una complicación de sangrado no la podemos atender, porque eso es de alto riesgo, si lo hacemos nos vamos a la cárcel. Nosotras somos lo que estamos haciendo; si podemos ayudamos a la mujer, ayudamos al hijo con cuidado y temazcal para la mujer”, explicó Cándida Manzano Monarca.

Entre marzo y abril de este año se darán a conocer los resultados del proyecto: las dos únicas parteras de San Isidro en sesiones de parto, un “trabajo de respeto en la comunidad, con nosotras se acaba”.

Share this article

Tagged under
Login to post comments