El ajedrez es considerado como un deporte porque requiere destreza mental, además necesita de estrategias y habilidades en los competidores, es un nicho importante porque muchos niños y jóvenes encuentran en él una actividad recreativa pero también hay quienes hacen de esta disciplina algo más que eso, como Juan José Taylor Rodríguez, un tlaxcalteca de 14 años que ha ganado múltiples medallas y campeonatos.

Comenzó a los cuatro años a mover las piezas, su padre le enseñó a él y a sus hermanos; fue así como, tras jugar con ellos algunos años, a los siete asistió a su primera competencia. “La primera vez que fui a un nacional iba en segundo de primaria, ese recuerdo que fue en Chihuahua, en ese entonces yo no tenía un bue nivel pero ya jugaba algo, no me fue tan bien, sólo gané algunas partidas, pero para el siguiente año, en tercero de primaria fui a un torneo panamericano a Morelos, en ese quedé en tercer lugar porque me estuve preparando, mi papá me ayudó mucho”.

Cuando tenía diez años asistió a los juegos escolares en Nayarit, ahí ganó el segundo lugar, “fue la primera vez que gané una medalla”. Posteriormente fue Jalisco a otro torneo y ganó la medalla de oro, después en Guerrero ganó un tercer lugar y hace unos meses en la Olimpiada nacional de Ajedrez que se realizó en Chetumal obtuvo cuatro medallas, dos de plata y dos de oro.

El papá de Juan José tiene un club de ajedrez al que acuden niños, jóvenes y adultos que también han destacado, por lo que este gusto, señala, de alguna manera fue adquirido y contagiado, para él, su padre es su principal influencia ya que lo ayuda a entrenar, “me guía, me dice mis errores, lo que me falta practicar; entonces yo estudio para hacerlo cada vez mejor”.

A este talentoso joven le gusta jugar ajedrez porque es un deporte donde piensa mucho, “hay juegos en los que puedes ganar desde distintas posiciones, si eres un jugador bueno tienes el beneficio de viajar a otros estados y si te dedicas de lleno a otros países”.

Asimismo señaló que para prepararse lo primordial es aprender a mover las piezas, después de eso saber dónde ubicarlas para tener una posición favorable y así vencer a su rival. El ajedrez es parte de su vida cotidiana, lo ayuda a desempeñarse mejor en matemáticas, lo hace una persona más responsable de sus actividades cotidianas, “es una disciplina que te ayuda, me gusta mucho, se me ha hecho un hábito y no lo hago por obligación sino porque me gusta y los beneficios son favorables”.

Actualmente gracias a sus destacadas participaciones a nivel nacional, recibe una beca por parte y además está muy agradecido con el apoyo de su entorno, “en la escuela me apoyan cuando tengo que viajar a algún torneo, si me atraso me dejan entregar mis trabajos después, mi familia me dice que le eche ganas, me acompañan, me ayudan y me motivan para hacer lo que me gusta”.

Los planes a futuro de José Juan con el ajedrez son seguir cosechando éxitos, tener la oportunidad de seguir viajando a través de lo que más le gusta, pero sin descuidar sus estudios, “lo que yo espero en este momento es seguir preparándome, tengo aún muchas cosas que aprender, aunque considero que ya tengo buen nivel pero son muchísimas cosas las que se tienen que aprender; varias aperturas, conceptos que aún no tengo bien planteados, pero con práctica sé que podré lograr todo lo que me proponga”.