México. Cloro y permanganato de potasio, son algunas de las sustancias que son expedidas por empresas mezclilleras cercanas al Río Atoyac, lo que ha ocasionado problemas de salud entre pobladores de Puebla y Tlaxcala; así lo indició Paola Velasco Santos, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Este es uno más de las irregularidades que organizaciones de la sociedad civil tanto en Puebla como en Tlaxcala han denunciado a diversas autoridades federales, sin obtener una respuesta favorable que sancione a quienes contaminen la cuenca del río, e instancias de carácter internacional como el Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA).

La experta indica que las sustancias de las empresas provocan irritaciones en la piel y ojos, problemas gastrointestinales, leucemia y cáncer, pues los agentes contaminantes son vertidos de forma irregular en los drenajes municipales.

Situación que a su vez afecta a los productores en este tipo de empresas pues su operación no se encuentra vigilada, viéndose afectadas las vías respiratorias de los trabajadores, así como problema por el contacto directo con los químicos, explotación laboral, entre otras situaciones.

Velasco Santos propone que la solución no yace solo en una planta tratadora, sino una cooperación política y social pues el problema es parte del tejido social de las comunidades. La investigadora señala que los habitantes no conocen otra forma de vida, es lo único que saben producir desde hace ya tres décadas, cuando ocurrió una crisis en el campo. Y, si no se dedican a la producción de mezclilla terminan emigrando a Estados Unidos o caen en la delincuencia organizada, puntualizó.

Cabe señalar que instancias como la CONAGUA han negado dotar de información a las organizaciones de la sociedad civil sobre los avances de convenios y acuerdos interinstitucionales y de cooperación entre las instancias de orden federal y estatal, como en el caso de Puebla, cuyo gobernador se negó a firmar convenio de colaboración para analizar los niveles de contaminación del Alto Atoyac.