Tlaxcala, Tlax. Antes del recorte presupuestal del actual Gobierno Federal las Estancias infantiles gastaban en promedio $900 peso por cada infante y $1800 cuando tenían alguna capacidad diferente, mientras que ahora no llegan ni a los 500 y 900 pesos respectivamente, lo que representa una baja en el nivel académico de los niños y niñas de acuerdo al Coneval.

El lunes 28 de octubre se propuso en el Congreso del Estado solicitar a la Secretaria de Educación Pública del Estado (SEPE) regresarle a las estancias infantiles la facultad de certificar el primer año preescolar, esto después es que el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recortara el presupuesto a estas.

El recorte presupuestal fue de 2 mil 28 millones de 643 mil 194 pesos, además de quitarles la facultad de certificar el primer año, el recorte presupuestal represento una disminución del 50% menos que lo otorgado en 2018.

Derivado de esto el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su análisis al Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras (PEI) explico que el 94% de las madres beneficiadas consideraron que las estancias infantiles contribuyeron a mejorar la calidad educativa en los niños que entraban al preescolar.

A esto sumado que con el primer año de preescolar certificado, sus nuevas instituciones preescolares comenzaban a enseñarles cosas más avanzadas, presentando los niños un adelanto académico considerable, lo cual se extendía hasta sus ingresos a la educación primaria.

De acuerdo al PEI La certificación del primer año de preescolar en las estancias infantiles además de ayudar al desarrollo académico en los infantes, también beneficiaba a las madres trabajadoras y los padres, ya que con el primer año de preescolar se extendía el tiempo de clases de los niños lo cual le otorgaba a los padres 34 horas más a la semana para desarrollar sus actividades laborales.

En Tlaxcala desde el 2016 se comenzó a trabajar con legislaciones que favorecieran a la primera infancia, así como a las madres, ya que de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el Estado el 77% de las madres cuentan con un empleo y más del 36% termina abandonándolo por no tener con quien dejarlos.

Antes del recorte presupuestal en Tlaxcala según datos del entonces SEDESOL el subsidio mensual por niño y niña, era de 950 pesos y de mil 800 para aquellos que tienen alguna capacidad diferente, lo cual con el recorte presupuestal el subsidio mensual es de 400 y 850 pesos respectivamente.

A nivel nacional durante 2017 el PEI beneficio a más del 50% de los municipios del país, brindándole el servicio en promedio a 300 mil 433 madres trabajadoras y más de 10 mil 535 padres solos.