Tlaxcala, Tlax. Este jueves se llevó a cabo la lectura de la Ley Olimpia en el Congreso de Tlaxcala luego de la presentación realizada el pasado lunes 7 de octubre; esta fue realizada por la legisladora Laura Yamili Flores Lozano, quien evaluó que es urgente la aprobación de dicha ley.

“Estuvimos haciendo un análisis importante de lo que ocurre en Tlaxcala, junto con las organizaciones civiles (…) hay infinidad de páginas, de fotos y videos de chicas y chicos que no saben que andan en la red, o muchos lo saben y les han generado ese tipo de violencia (digital). Lo que vamos a evitar con esto es que se difundan imágenes sin el consentimiento de la persona”.

La legisladora perredista señaló que la Ley Olimpia podría amalgamarse con la ley previamente presentada por la legisladora del Partido del Trabajo (PT), María Félix Pluma Flores y se analizará el dictamen de las dos leyes.

A su vez consideró importante el trabajo en conjunto con las organizaciones civiles y que los integrantes de las diversas comisiones tengan disposición al momento de tomar la decisión sobre si aprobar o no dicha propuesta y evitar quede en la congeladora.

En su oportunidad, Yenny Charrez Carlos, representante de la organización Mujeres con Poder, dijo percibir un buen escenario para que sea aprobada la Ley Olimpia, la cual será analizada para que no existan lagunas y escapes para quien la infrinja.

Indicó que la Comisión de Puntos Constitucionales dará alta prioridad a la ley para que se suba a pleno y vote en consecuencia.

Mencionó que, al estar en puerta un proceso electoral, es vital la aprobación de la ley contra la violencia digital pues, si bien esta ley protege tanto a hombres como mujeres, son las féminas las principales víctimas, sobre todo en casos de violencia política.

Señaló que en temas polémicos y virales, existen actores que buscarán “subirse al ring”, empero abogó por la unión de los congresistas para la aprobación de la ley: “lo que no vamos a permitir es que alguien quiera hacer algo con la ley para colgárselo de alguna manera”.

Cabe destacar que la ley plantea sanciones como tres a cinco años de prisión, además de 200 a 500 Unidades de Medida y Actualización (UMA), a quien difunda o reenvíe sin consentimiento de la persona fotografías o videos de contenido sexual.