Medio de Comunicación Independiente. | Informar con veracidad, criticidad y profesionalismo

Sentencian a tratantes tlaxcaltecas en Estados Unidos

Tlaxcala, Tlax. La semana pasada, el Juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Edward R. Korman, condenó a cinco miembros de una organización criminal internacional de tráfico de personas conocida como los Rendón-Reyes, oriundos del municipio de Tenancingo, Tlaxcala, a 15 y 25 años de prisión, así lo informó el tribunal de distrito federal en Brooklyn, Nueva York.  

Los acusados ​​previamente se declararon culpables de extorsión, tráfico sexual y otros cargos federales luego de su arresto en México y los Estados Unidos, donde residían ilegalmente.

Los acusados ​​fueron sentenciados a las siguientes penas de prisión: Jovan Rendón-Reyes, también conocido como Jovani, de 32 años y oriundo de Tenancingo, Tlaxcala, fue sentenciado a 20 años de prisión; Saul Rendón-Reyes, alias Satanico, 41 años, fue condenado a 15 años de prisión; Félix Rojas de 48 años fue condenado a 25 años de prisión; Odilón Martínez-Rojas, también conocido como Chino o Saúl, de 47 años, fue condenado a más de 24 años de prisión; y Severiano Martínez-Rojas, de 53 años, fue condenado a más de 24 años de prisión.

Por otro lado, los acusados ​​José Rendón-García, alias Gusano de 35 años; Guillermina Rendón-Reyes de 48 años y Francisco Rendón-Reyes, alias Pancho de 30 años, serán sentenciados el 15 de enero.

Por otro lado, la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, procesaron este caso e informaron que en breve darán a conocer las multas como parte de la indemnización para las víctimas.

En un boletín emitido por la justicia federal de los Estados Unidos se informa que durante más de una década, la organización de tráfico Rendón-Reyes, con sede en Tenancingo, Tlaxcala, trajo de contrabando a numerosas mujeres y niñas jóvenes de México y América Central a los Estados Unidos, y las obligó a ejercer la prostitución para el beneficio de la organización, generando cientos de miles de dólares en ganancias criminales que luego fueron lavadas de regreso a México.
“Estas sentencias bien merecidas reflejan la gravedad de los delitos de trata de personas que cometieron estos acusados. Los acusados ​​operaban una extensa empresa de tráfico sexual que se aprovechaba de mujeres jóvenes y niñas vulnerables, engañándolas con falsas promesas, obligando a cumplirlas y obligándolas a someterse mediante palizas, amenazas, aislamiento e intimidación”, dijo el Fiscal General Interino Whitaker.

“Estas sentencias son el último capítulo en el compromiso a largo plazo de la Oficina para erradicar la trata de personas y todas las formas de esclavitud moderna”, señaló el Fiscal Donogue, de los Estados Unidos.

Agregó que “los delitos cometidos por los miembros de la Organización de Trata de Rendón-Reyes fueron brutales e impactantes, y espero que las sentencias den a las víctimas en este caso cierto sentido de justicia. No toleraremos la explotación de mujeres y niñas con fines de lucro o servidumbre sexual”.

Por su parte, el Director Ejecutivo Asociado, Derek Benner, señaló que “estas personas ahora enfrentarán las consecuencias de sus crueles acciones criminales que explotan a las mujeres y niñas a quienes forzaron a la esclavitud sexual con fines de lucro. Investigar la trata de personas sigue siendo una prioridad para la justicia del país cuyo objetivo principal es rescatar a las víctimas y liberarlas de las garras de sus captores. Continuaremos aprovechando todas sus capacidades de investigación para interrumpir los sindicatos de tráfico de personas sin importar en qué lugar del mundo operen”.

Esta acusación es el resultado de asociaciones sólidas entre el Distrito Este de Nueva York, la Unidad de Procesamiento de Trata de Personas de la División de Derecho Civil, la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional del Departamento de Seguridad Nacional de Nueva York y nuestros autoridades de México, informaron. 

Avatar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *