toiletmix.com
¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Voces

Animal político, el origen para entender temas que preocupan a Tlaxcala

político-proscenio
Foto: Cristihan Martínez/NierikaImages

Cuando leemos noticias o vemos noticieros, escuchamos la mañanera del presidente de la república, a alguien que trabaja en el gobierno, o bien, al tío mala copa que cuando está borracho le sale lo sabiondo y cuenta la historia de que trabajó con Luis Echeverría y que fue agente secreto de la judicial, todos ellos nos llenan la cabeza de términos y palabras que la mayoría de la gente no entendemos; pero que a esos a quienes llamamos políticos, después de echarse un choro mareador al final ni se les entiende. Ni ellos tratan de darse a entender; y ambos, vivimos en el engaño, en la farsa y la mentira. Por ello, es importante que la sociedad entendamos conceptos básicos y entendamos cosas de la política.

Para comenzar, seguramente incomodaré a uno que otro que dice odiar a la política y afirma que su vida esta ajena a ella; les comparto que al inicio de mi formación académica, en clase de ciencia política me encontré con un concepto llamado Zoon politikón (griego antiguo ν, zỗion, «animal» y πολῑτῐκόν, politikón, «político (de la polis)», «cívico») el cual fue creado por Aristóteles, cuyo significado literal es: “animal político” o “animal cívico” y que hace referencia al ser humano; que a diferencia de los otros animales, posee la capacidad de relacionarse políticamente. Es decir, todos los seres humanos somos por naturaleza “animales políticos”. Por ello, podemos crear sociedades y organizar la vida en la “polis” (ciudad) y quienes no participaban en ella, tenían otra calidad o categoría.

Bajo ese concepto de Aristóteles en su obra La Política, todos somos políticos y entonces no estamos ni somos ajenos a la política y, respondiendo al llamado de EscenarioTlx donde preocupados por “el Derecho a la Información como elemento de empoderamiento ciudadano y como garantía para la democracia” y en lo personal, como integrante de una sociedad, con expertise en ésta área y haciendo construcción de ciudadanía desde la praxis política, es que a partir de ahora, a través de ésta columna les invitaremos a reflexionar, a pensar y proponer en temas de interés común o de asuntos públicos en el Estado de Tlaxcala y del país.

Con todo lo anterior, para poder iniciar con este ejercicio que provoque que los ciudadanos participemos y nos involucremos en los asuntos de interés común, habría que hacer un enliste de esos temas que preocupan desde la comunidad, con nuestra familia, con nuestros vecinos, con asuntos locales del municipio y de nuestra querida “niña Tlaxcala”: Seguridad pública, pandemia Covid-19 y Ómicrom, agenda legislativa, presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal 2022 del gobierno del Estado de Tlaxcala, gobernabilidad en los municipios, autoridades municipales y gobierno del Estado, representantes populares (regidores, diputados locales, diputados federales, senadores), reforma electoral, reforma energética, revocación de mandato y economía (inflación), son temas que están en boga y que requieren de nuestra atención y que ellos impactan de manera directa en nuestra vida.

La nota roja ya se volvió tema de todos los días y en cualquier parte del territorio tlaxcalteca se puede contar de la aparición de un cadáver, del robo a casa habitación, robo y asalto a mano armada; robo de vehículo con violencia y delitos del fuero común que trascurren mientras estamos inmersos en la pandemia de covid–19 y su variante Ómicron; donde a valor mexicano le estamos haciendo frente con remedios caseros, estampitas, pruebas rápidas, tratamientos en casa, hospitalizaciones y ya comenzaron a haber defunciones y nuevamente las campanas en señal de duelo comienzan a sonar; así como las cuadrillas del carnaval en donde se hace presente esa tradición que debería esperar a tiempos mejores y no bajar la guardia que irremediablemente nos llevará a poner en riesgo nuestra salud o bien se provoquen focos de contagio, como lo fue el propio congreso del estado de Tlaxcala donde hubieron muchos casos positivos la semana pasada y que preocupó a muchos trabajadores y legisladores. Allí ya se comenzó a desahogar la agenda legislativa propuesta por cada una de las fracciones parlamentarias y representantes de partidos; que, por cierto, a excepción de un voto en contra y una abstención, en el mes de diciembre los Diputados Locales aprobaron el Presupuesto que mandó la titular del poder ejecutivo del Estado.

Los ayuntamientos, sus integrantes, los munícipes y el gobierno del Estado de Tlaxcala juegan un papel preponderante en la estabilidad política, en la gobernabilidad y en la paz social. Tarea donde las y los ciudadanos también tenemos responsabilidad y tenemos obligación de exigir la calidad de vida y la prosperidad de nuestras familias y patrimonio. Exigencias que debemos de canalizar para nuestros representantes populares, algunos mal llamados políticos; porque es un estatus difícil de obtener y que no te la da la suerte de representar o detentar un cargo, eso es meramente pasajero; lo importante, lo sustancioso es guiar el trabajo que hacen esos representantes que contratamos por el tiempo que le dimos la oportunidad de representarnos y ser nuestra voz durante el periodo para el que fueron electos. Pero que sólo los vimos y conocimos en campaña porque después de obtener su constancia de mayoría no los volvemos a ver hasta que regresan a pedir nuevamente el voto, no sin antes ver su graciosa publicación “feisbuquera” donde sólo posan para la foto, y en lo sustancial no ejercen ni trabajan a favor de la ciudadanía.

¿Te has preguntado quienes son tu diputado local, tu diputada federal, cómo se llaman los regidores de tu municipio, qué funciones, atribuciones y responsabilidades tienen, y hasta dónde te representan con su trabajo? ¿Qué hacen para responder a tu voto y confianza, cómo actúan frente a temas como la reforma energética como la que se está trabajando y proponiendo a nivel federal o bien la reforma electoral que se pretende realizar en el Estado de Tlaxcala?

La cotidianidad, la inmediatez, el cumplir las necesidades más ingentes y urgentes alejan a la ciudadanía de todos esos asuntos importantes; hoy en día, entre la zozobra de no enfermar y convertirse en una cifra más de la pandemia o de la delincuencia, se hace imposible hacer efectiva la participación política, la exigencia de derechos, la participación social, la democracia, el gobierno y parlamento abierto, el acceso a la información pública entre otras tareas que requieren y exigen de la participación de cada uno de nosotros.

Ojalá y le apostaré desde esta columna de opinión a generar interés y a superar la preocupación del costo del kilo de limón para comenzar a funcionar como zoon politikon.

Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.
Written By

Politólogo, Asesor consultor político y estratega de campañas electorales.

Quizá te pueda interesar:

tranyraw.com