¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

DESTACADO

Islady, tlaxcalteca abusada sexualmente por vicerrector de U. de Oriente

Islady-violación-violencia a la mujer

Puebla. En 2019 Islady Jiménez entró a trabajar como Coordinadora de Innovación Educativa en la Universidad de Oriente, adscrito a la Vicerrectoría Académica. Desde que ingresó, su jefe, el vicerrector académico, Eduardo Hernández de la Rosa tuvo atenciones especiales hacia ella.

Con el paso del tiempo comenzó a hostigarla hasta que en enero de 2021 durante un viaje laboral la drogó y abusó sexualmente de ella.

Actualmente Islady atraviesa por una lucha que no sólo implica los daños emocionales y psicológicos tras la violación. También ha sido parte de una serie de señalamientos en redes sociales y en la universidad donde trabaja. Además del trato sin perspectiva de género que han tenido las autoridades en su caso.

Así comenzó el infierno para Islady

Tras egresar de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx) a Islady Jiménez le ofrecieron trabajo en la Universidad de Oriente, en Puebla. Desde que comenzó a trabajar ahí, notó un interés particular de su jefe; la trataba diferente a sus compañeros, la cortejaba, la invitaba a comer e incluso continuamente le ofrecía llevarla a su casa, ya que ambos radican en Tlaxcala.

Ante la insistencia, Islady le comentó que no estaba interesada en él.  No sentía ningún tipo de atracción y además tenía novio.

Sin embargo, Eduardo hizo caso omiso y continúo hostigándola, aprovechándose de su rango jerárquico. Comenzó a darle más trabajo, trataba de bajarle el autoestima diciéndole que era poco capaz o “una recién egresada” en un sentido ofensivo.

Al comenzar la pandemia para Islady fue un alivio, ya que continuó laborando desde su casa haciendo el tradicional home officer.

A pesar de la distancia, Eduardo continuaba acosándola y le daba cargas de trabajo que rebasaban los horarios que ella debía cumplir según su contrato.

Al principio para ella este trabajo representó una oportunidad, ya que la Universidad de Oriente tiene diversos campus en Veracruz y Quintana Roo, y su puesto la llevaba a trabajar viajando a éstos. Pero siempre, en compañía de quien terminó obsesionándose hasta abusar de ella.

Rocío busca justicia y protección tras asesinato de su esposo en 2020

Los hechos

Con el paso del tiempo, el hostigamiento de Eduardo hacia Islady era insoportable. Le escribió un libro con 300 poemas en donde relato toda su intención hasta el abuso cometido, le regaló flores, durante la pandemia llegaba a su casa sin avisar y continuamente se mostraba celoso por su relación.

Para octubre de 2020, le dijo que debían regresar a trabajar a pesar de la pandemia. Esto para Islady fue muy raro, ya que era la única de su oficina que asistía. Notó que él quería pasar tiempo a solas con ella.

En enero de 2021, tuvieron que asistir a un evento académico al estado de Veracruz. Extrañamente, al segundo día de su estancia en UO Veracruz recibió una llamada de una mujer no reconocida y le enviaron fotos de su novio con otra mujer.

A ella le pareció extraño que Eduardo pareciera estar al tanto de todo. Quería aprovechar la situación para poder persuadirla a tener relaciones con él, situación que no ocurrió pese al “despecho” que pudiera sentir por la infidelidad de su pareja.

Al concluir sus actividades en Veracruz, decidieron ir Guerrero junto con otro compañero de trabajo. Sin embargo al partir, César N. egresado de la máxima casa de estudios de Tlaxcala y presunto cómplice, no los acompañó.

Islady con mucho miedo continuó el viaje, no pasó ni una noche para que abusara de ella. Le dejó claro a Eduardo que aunque hubiese terminado su relación, no tenía ningún tipo de interés. Él se mostró respetuoso ante las palabras de Islady, le invitó una cerveza y aprovechó para drogarla. Fue así como violó de ella la madrugada del viernes 29 de enero del presente año.

No todo acabó ahí, le descompuso su celular para que ella dejara de tener contacto con fu familia. Al regresar a Tlaxcala la amenazó, dijo ser un hombre influyente, por lo cual, si Islady decía algo de lo sucedido no podría trabajar nunca más en otro lugar. Además, hackeó sus redes sociales. Ella se sentía atrapada y sin oportunidad de ir a otro empleo.

Los implicados

Los implicados y cómplices de esta agresión son de acuerdo a la denuncia ante la Fiscalía en Guerrero; César N., su novia novia Karen N., Julio César N. colaborador de la UATx y antecesor de la coordinación en la Universidad de Oriente, Miguel Anselmo N., quien mediante aumento salarial y estímulos cedía a las indicaciones de su jefe, y finalmente Gonzalo N., diseñador instruccional. Ellos, fueron parte de todo el plan para orillarla a acceder a un romance con su jefe.

Esto lo supo ya que un día decidió enfrentarlo y en el teléfono de su violador pudo ver una serie de conversaciones con César quien contrató una trabajadora sexual para seducir al novio de Islady y así ella terminara su relación ya que su familia se dedica a la trata de personas.

Asimismo, señala que durante todo este tiempo, ellos la persuadían constantemente para tener una relación de pareja con su actual agresor. “Me decían que hacíamos bonita pareja, que nos llevábamos bien y debíamos andar. Pero lo que hicieron fue muy bajo”.

Incluso, Islady tiene las evidencias suficientes para hacer constar ante un juez acerca de intenciones de Eduardo con ella y su novio, así como su complicidad con César, principalmente, y Julio quien entró a sus redes de manera ilícita.

La omisión 

El sábado 17 de abril de 2021, Islady Jiménez decidió no callar más. Habló con su familia sobre todo el daño que Eduardo le había hecho.

En redes sociales tanto su familia como ella hicieron pública una denuncia hacia su agresor. Ella mandó las capturas de la misma a grupos de la universidad, “Yo compartí esa captura de mi publicación en todos los grupos de docentes en Veracruz, Coatzacoalcos, Poza Rica, Puebla y Cancún, y me sacaron de los grupos”.

Recientemente realizó la denuncia por hostigamiento y acoso y violación en contra de su agresor. Sin embargo, como muchas mujeres en el Estado, se ha encontrado ante una autoridad omisa. Ante la falta de perspectiva de género.

Al atenderla le dijeron que “era complicado su caso porque ya no podían comprobar que había semen del agresor”.  Además sólo se han concentrado en la violación, y no en todo el tiempo de hostigamiento que sufrió ni en la red de personas al interior de la universidad que fueron cómplices, como Julio, César, Miguel Anselmo y Gonzalo.

Islady desea encarecidamente dejar de vivir atormentada y amenazada por su agresor, porque aunque éste ha sido separado de su cargo, continúa lastimándola; ahora también a su familia.

Por su parte, la Universidad de Oriente sólo ha emitido un comunicado de solidaridad con Islady y le ofrecieron ayuda psicológica. Eduardo fue despedido de su cargo como vicerrector, pero todos los demás implicados continúan laborando ahí.

Le han dicho que puede regresar a trabajar, pero como muchos casos en el país, esto no garantiza su seguridad ni la de su familia.


Te puede interesar: Como Conacyt No Respaldó A Karla, Llegará A Edimburgo Con Alternativas Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Written By

Escribir y comer son su pasión.

Quizá te pueda interesar:

DESTACADO

Tlaxcala. A través de la red social Tik Tok  se ha viralizado información falsa en contra de las mujeres con el #April24, el cual...

DESTACADO

Si de denunciar a autoridades fallidas se trata, la Coordinadora Nacional de la Sociedad Civil (CONASO), radicada en Tlaxcala, esta buen puesta, no sólo...

DESTACADO

Huamantla, Tlax. El esposo de Rocío N. fue asesinado al interior de su domicilio en junio de 2020. Ella fue quien lo encontró muerto...

DESTACADO

Abuso de autoridad, violencia contra la mujer, violación de protocolos policiales y demás irregularidad asemejan ambos casos. Desafortunadamente en Tulum, el caso llegó a...