¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Cultura

Censura eclesiástica: la santa inquisición del libro a través de los tiempos

Tlaxcala, Tlax. El libro ha estado presente en todos los tiempos de la humanidad, incluso con la llegada de la era digital sigue siendo una herramienta fundamental para el desarrollo académico y social.

A lo largo de la historia, ha servido para dar a conocer ideas y registros, sin embargo en especial la iglesia, fue un principal promotor de la censura de conocimientos.

Aunque también existen prohibiciones por motivos políticos o ideológicos, incluso actualmente, por gobiernos y otras entidades públicas o privada.

El Catolicismo y la junta eclesiástica 

En México, existió un sistema de censura eclesiástica durante 1821-1855, en este lapso, los gobiernos imperial y republicanos, sin excepción alguna, establecieron el catolicismo como religión oficial.

La misión de proteger la religión la tenía el clero secular, que instaló juntas para revisar libros nacionales y extranjeros, y decidir cuáles debían prohibirse.

Prohibido para la propia iglesia 

Las prohibiciones podían ser de libros completos incluyendo aquellos para teólogos y sacerdotes, que en algunos casos tenían permiso de leerlos con la condición de quemarlos.

Otros libros solo eran tachados o rayados en los contenidos indeseados, generalmente aquellos argumentos en contra de la religión o considerarse obscenos.

Los trabajos de Martín Lutero o de los pensadores franceses, forman parte del índice de libros prohibidos, y era la Casa de Contratación de Indias (que en Sevilla regularizaba el comercio entre España y sus Virreinatos) quien evitaba que los libros o materiales inadecuados pasaran a la Nueva España y por supuesto a Tlaxcala.

Se tiene noticia de que aún así llegaban estos libros, y que algunos párrocos los tenían en sus bibliotecas privadas.

En junio de 1573 el Tribunal del Santo Oficio en México ordenó al Comisario en Puebla, el Arcediano de Tlaxcala, quemar en secreto todas las odas, epístolas y evangelios en romance, por considerarse escrito en una lengua vulgar.

Esto también sucedió también durante la época de lucha por la independencia, en que muchas publicaciones como folletos o periódicos de los insurgentes, exponían su desacuerdo con el régimen virreinal, lo mismo que en el porfiriato previo a la Revolución.

Quien ostentaba el poder tenia la decisión de qué censurar y por qué.


Quizás te interese: Con 120 Plantas Medicinales, Abrirán Primera Farmacia Viviente En Amaxac Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Written By

Quizá te pueda interesar:

Cultura

Huamantla es uno de los municipios más conocidos del Estado por la diversidad cultural y tradiciones que tiene; La huamantlada, La noche que nadie...

Cultura

Tlaxcala, Tlax. Fue en la década entre 1910 y 1920 que se da el preámbulo de lo que volvería una epidemia de influenza mató...