Mejoramiento urbano en la Central de Autobuses, ¿imagen? ¿seguridad? O ¿ambas?

Sulus-Urbanismo-Movilidad-Central-Autobuses-Tlaxcala-Cruce-Peatones-Peatonal

La Intersección de la Calle 3 y Boulevard Tepehitec es uno de los cruceros de la Central Camionera de Tlaxcala, en el cual se puede observar diariamente una intensa aglomeración de automovilistas, combis, taxis, transporte de carga y mercancías, transporte de pasajeros que llegan y salen de la central, ciclistas y, sobre todo, peatones.

A primera vista, las nuevas banquetas y demás equipamiento, como los bolardos, hacen pensar que los ciclistas y peatones, junto con las personas más vulnerables (niños, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad), fueron el eje central para la renovación de estos espacios.

Sin embargo, al hacer una observación más objetiva y de urbanismo cotidiano, podremos encontrar que aún faltan cosas muy importantes por hacer.

¿Por qué decimos esto? Si analizamos este punto, sabremos que cualquier persona que camine por este cruce, ya sea en su recorrido cotidiano, que llegue a la central camionera o sólo esté de paso, tendrá que lidiar con todo el flujo vehicular de esta zona.

Al caminar por el área, podemos notar que los recientes trabajos de mejoramiento urbano han sido principalmente visuales, los cuales son un factor muy importante para hacer el espacio más atractivo al uso y cuidado de sus habitantes. No obstante, las mejoras funcionales fueron muy pocas, lo que deja al descubierto la falta de un diseño seguro y accesible para todos.

Ciertamente, son destacables los trabajos que realizaron las autoridades con la intención de mejorar la imagen urbana y movilidad de esta zona, mejoras que tanta falta le hacían.

A pesar de ello, estas obras parecen quedar aisladas de las necesidades diarias más simples, como cruzar la calle, pues los peatones y ciclistas aún se ven obligados a abrirse camino entre todos los vehículos y a cuidarse, en especial, del transporte público.

La falta de una visión integral que contemple espacios públicos con mejor imagen y movilidad segura genera caos en esta área. Los conductores del transporte público son los primeros en ocasionarlo, en cuanto llegan para checar sus recorridos, subir y bajar pasaje, estacionarse “donde haya espacio”, aunque eso implique hacer doble fila, o bajar a los pasajeros en pleno arroyo vehicular y no en la banqueta.

En efecto, esto genera que el resto de los vehículos se abran paso “como puedan”, ocasionando que el espacio restante sea francamente inseguro y hostil para los peatones.

Muchas veces, por las prisas cotidianas, damos por hecho que el espacio público “es como es” y que no puede mejorar, o que con renovar las banquetas y el equipamiento es suficiente. Sin embargo, las mejoras en el diseño y funcionalidad de las calles pueden ser aplicadas de manera muy práctica y eficiente.

De hecho, podemos diseñar y tener mejores espacios en todos los sentidos, pues renovar la imagen es importante y agradable, claro, pero que además sean espacios seguros para todos, es aún mejor.

Related Posts

Leave a comment

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial