[📽] Por 14 años contaminación del Atoyac mató 1 persona cada 4 horas, revela documental

Tlaxcala, Tlax. Te compartimos de qué trata el reportaje “Atoyac, el río que mata», y que posiciona a Tlaxcala como uno de los afectados. Y es que estadísticamente de 2002 a 2016 de acuerdo con el Centro Fray Julián Garcés, 25 673 personas murieron por cáncer y 4 973 por insuficiencia renal. Lo que en proporción de tiempo y población equivaldría a la muerte de 1 persona cada 4 horas. ¡Continúa leyendo!

La investigación es de Oscar Morales, y el reportaje cuenta con la participación de distintos especialistas de la UNAM, estudios e investigaciones de distintos instituciones, así como el testimonio de pobladores de la zona.

El Río Atoyac

El Río Atoyac forma parte de la cuenca del Río Balsas, que se divide en 3: alto Balsas, medio Balsas y bajo Balsas. El Atoyac se ubica en la parte del alto Balsas, en la cuenca del Alto Atoyac, que nace de los deshielos del Iztaccíhuatl y el Popocatépetl.

Ubicación del río Atoyac
Ubicación del río Atoyac

El Atoyac, convive con los ríos Zahuapan y Alseseca. Este cuerpo de agua, converge entre Tlaxcala y Puebla. Pero, a lo largo de su caudal atraviesa por una de las zonas industriales más grandes e «importantes» de la república mexicana. Pues al menos hasta 2021, se concentraban 30 parques industriales.

Esto último ha generado que el río reciba residuos tóxicos, afectando la vida y la salud de millones de personas. Y de acuerdo al Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del INEGI, en la cuenca del río Atoyac operan más de 20 mil empresas, de las cuales la mayoría arroja sus desechos al río, a los arroyos y en los canales de riego.

Octavio Rosas Landa, catedrático de la Facultad de Economía de la UNAM, afirma que antes la zona de la cuenca era agrícola. Allí incluso se llegaron a producir 3 cosechas por año.

Un lugar con ciénegas, pantanos y lagunas en el que coexistía una alta variedad de flora y fauna, ahora es uno de los sitios más tóxicos del país.

Promesa de cambio

Tal como lo muestra el reportaje, el río no siempre estuvo contaminado, no siempre fue invadido por la ambición y esa promesa de cambio hacia sus habitantes.

industrialización. urbanización-contaminación-tlaxcala
Antes de la industria

Cuenta doña Isabel, habitante de la zona, que conoció el río Atoyac aún limpio. Sin embargo, fue a lo largo de los años 60, 70 y 80 que les prometieron progreso a la gente que vivía cerca del río, además de que sus vidas cambiarían; y así fue, pero para mal.

“Con sus aguas cristalinas, humildes y sencillas. Aquí mi padre y mi madre venían a pescar. Sacaba ajolotes, […] ranas. Eso es lo que tenía nuestro río, era la fuente de vida».

2022 06 20 7
Convivencia de la población con el río

A partir de los 60 comenzó la industrialización en la región de la cuenca. Sobre todo con la llegada de Volkswagen en 1965 y con el complejo petroquímico Independencia en 1969. Inició la urbanización con carreteras, el desarrollo de corredores industriales. La llegada de empresas e industrias de cerámica, textil, plásticos y hule, papelera, maderera, metal mecánica, automotriz y de autopartes, así como de alimentos y bebidas.

río atoyac-contaminación.industrias
Llegada de Volkswagen

Lo que en definitiva provocó que dichas industrias comenzaran a quebrantar la pureza del río Atoyac, con la extracción de grandes cantidades de agua. Y al mismo tiempo, los procesos de las industrias comenzaron a contaminar el agua, el aire, el suelo, lo que afectaría a la población.

«Se acabó el vivir sanos, alimentarnos sano, se acabó el venir a nadar al río, el venir a alimentarse de sus aguas, de bañarse», Alejandra Ramírez, habitante.

Platica, además que las mujeres solían ir a lavar al río, juntar leña. Pero ahora considera que la industrialización ha traído más pérdidas que ganancias.

Daño genotóxico y muertes

En 2006, un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, reveló que luego de pruebas sanguíneas, las células de la población con cercanía al río, sufrían de daño genotóxico.

Además, la contaminación del agua del río Atoyac, ha provocado enfermedades como leucemia, púrpura trombocitopénica, malformaciones congénitas, problemas relacionados con la coagulación y la sangre, en recién nacidos. Problemas 4 veces más por encima de la media nacional.

Al igual que distintos tipos de cáncer como de mama y ovario, sin olvidar la insuficiencia renal. Todo esto, de acuerdo al economista de la UNAM, Samuel Rosado.

Por su parte, el centro Fray Julián Garcés realizó una investigación entre 2002 y 2016. De ella, los datos determinan que 25 673 personas murieron por cáncer, 4 973 por insuficiencia renal y 906 mujeres sufrieron abortos espontáneos. Lo que en proporción de tiempo y población equivale a la muerte de 1 persona cada 4 horas.

Se han encontrado metales pesados en orina; hidrocarburos en sangre, en las comunidades cercanas al río Atoyac. Evidencia científica, de salud, y estadística suficiente para afirmar que la contaminación del río y la exposición de la población a esta, ha provocado enfermedades y mantiene en riesgo constante a los habitantes.

Puedes consultar el reportaje completo, en el siguiente enlace.

Contaminación del agua

La llegada de las industrias y los corredores industriales en Tlaxcala y Puebla, comenzó a «profanar» el medio ambiente de la región, afectando a los 3 millones de personas que habitan en la cuenca del Atoyac. El proceso de industrialización, no fue ni ha sido regulado en el tema ambiental, se eliminaron las restricciones o simplemente se dejaron de cumplir.

En 2006, el Tribunal Latinoamericano del Agua emitió un veredicto en el cual estipula que las descargas industriales y drenajes del río Atoyac estaban compuestos como floruros, cloruro de metileno, tolueno y cloroformo. Sustancias tóxicas que no se encuentran en la norma de la legislación ambiental mexicana.

El Centro Fray Julián Garcés, retomó la norma ambiental NOM 001, SEMARNAT 1996. La cual contiene 16 parámetros. Sin embargo, hay sustancias tóxicas presentes en río, pero no en la norma. Sobre todo, compuestos organoclorados, benzeno, toluenos y gilenos.

Tan sólo el benzeno está catalogado por las normas internacionales de salud, como cancerígeno. No obstante, si la sustancia no está presente en la norma, no hay nada que la pueda regular. Además, estas sustancias están íntimamente relacionadas con el cáncer, la insuficiencia renal y malformaciones congénitas.

Alejandra Méndez, del Centro Fray Julián Garcés, habló sobre el monitoreo que han realizado de las descargas de los corredores industriales:

  • Algunos tienen conexión directa con el río.
  • Otras industrias se conectan al drenaje municipal, por lo que es complicado saber qué están desechando.
  • Algunos más, se han asentado en medio de canales de riego, que sirven para regar los cultivos.

Por otro lado, en 2012 el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, catalogó como alarmante la contaminación del agua del río Atoyac. Siendo uno de los cuerpos de agua más contaminados de México. Pues tan sólo en 2005 el costo por impacto ambiental, superó los 480 millones de pesos.

Esto, sin olvidar que la contaminación repercute de forma directa en la salud de la población y además tiene impacto económico en los medios de producción, como el sector ganadero, turístico y pesquero. Al mismo tiempo, ha provocado la migración.

El 21 de marzo de 2017 la CNDH determinó que la contaminación del río Atoyac y sus afluentes, representaba una violación al derecho humano de ambiente sano. Luego de dicha recomendación, el gobierno mexicano procedió a instalar una planta tratadora de agua al lado del Atoyac, pero la planta no funciona.

Testimonios

Isabel Flores comenta que tuvo la desgracia de perder a su hija por culpa de leucemia crónica. Por otro lado, Norberto Rojas relató sobre la transfusión y los aspirados de médula que requirió su hijo. Así como los 15 años que tardó yendo de Tlaxcala a la Ciudad de México, para los tratamientos necesarios. Logrando así que dieran de alta a su hijo.

«Ahora los que vienen detrás de nosotros, qué futuro les vamos dejar si seguimos con este problema», también comentó don Norberto.

Alicia Lara, médico general comentó que le cuesta menos al estado prevenir que curar. Es decir, se debe de tratar en origen del problema para reducir o erradicar las consecuencias del mismo.

Es así, que la cuenca del río Atoyac se ha convertido en el beneficio de unos pocos, a costa de la vida y salud de muchos. Llegó el cambio, pero hacia la destrucción del medio ambiente.


También puedes leer: ¿Qué pasará si autoridades siguen solapando talamontes y ecocidio a la Malintzin?

spot_img

Lo más reciente

Quizá te interese