¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

DESTACADO

Todo regresó a la normalidad. Desde la ciudadanía hagamos partido

Elecciones 2021-partidos-ciudadanía

Después de una buena caminata por la capital tlaxcalteca, percibo que la ciudad capital de Tlaxcala regresó a la normalidad; periodistas y reporteros “venadeando” la noticia, una manifestación en palacio de gobierno, los boleros extraviados, camuflajeados y desplazados por las obras de remodelación de la Plaza de la Constitución atrincherados bajo el portal grande y si, ahora que lo observo no vi a los analistas-politicazos-estrategas-gurús que siempre están reflexivos contemplando su café frío en las mesas de algún café del centro.

Tlaxcala es un pañuelo y los enconos no son buenos consejeros, los calores de campaña ya pasaron y es momento de que las autoridades electas se pongan a planear y concentrarse en hacer posible esas alegres promesas de campaña; más allá de concentrarse en festejar con banda y mariachis, lo cual refleja la frivolidad por la que los partidos hegemónicos perdieron popularidad, simpatía y militancia partidista.

La agenda que he tenido que cumplir me permitió recorrer varias calles del centro y tuve oportunidad de pasar frente a uno, dos, tres y cuatro oficinas de los partidos políticos e ir cavilando en esa frivolidad que enfada y vaya sorpresa, ¡todas esas oficinas están cerradas! Eso sí, la oficina de atención ciudadana del INE está repleta de ciudadanos haciendo fila, para tramitar su credencial para votar, cosa que me lleva a concluir, a casi un mes de la Jornada Electoral, y de acuerdo con las cifras de participación ciudadana y claro está, a la votación captada por los partidos políticos que el trabajo de los ciudadanos esta en la cúspide, en el clímax, en su esplendor, que el trabajo de los partidos políticos está por la calle de la amargura.

Y qué decir de esos ciudadanos revestidos de super ciudadanos, disfrazados de candidatos de todos los colores, sin ideología ni formación política, con ausencia de identidad partidista; pero que con militancia advenediza hablaron del maltrato animal, la defensa del medio ambiente, asumiendo de manera banal y poco comprometida, banderas como el combatir el gusano descortezador, el rescate de las lagunas de Acuitlapilco y Atlangatepec y el tantas veces usado río Zahuapan o la lucha por la diversidad sexual, los migrantes, la trata de personas y muchas otras tantas causas que se quedaron en esos vanos y huecos discursos de campaña. Porque a la fecha todas esas personas que se rasgaban las vestiduras y que hasta se ensuciaron la mezclilla y las manos, volvieron al traje sastre y a no meter ni las uñas para retomar el trabajo comunitario.

Los partidos políticos entonces tienen la enorme tarea de generar militancia, de crear cuadros políticos y abrir sus puertas de par en par, para generar conciencia social, política y partidaria, con el propósito de tener una amplia base ciudadana y no los agarren con los dedos en la puerta o al cuarto para las doce con la integración de candidaturas para cumplir con los principios de paridad de género y con las acciones afirmativas, para la inclusión de personas, indígenas, afrodesciendientes, discapacitadas, migrantes y de la diversidad sexual.

La construcción de ciudadanía, por otro lado, estribará en informarse y en impulsar la participación social, política y ciudadana; en vigilar y observar el cumplimiento de la ley y de las responsabilidades de los servidores públicos y representantes populares.

Sin ese binomio, el del trabajo de los partidos políticos y el de la ciudadanía, el paso o camino para esos representantes populares también se volverá frívolo y será tan malo como la actual legislatura del estado de Tlaxcala.

Que por cierto, deberían haber observado, por ejemplo, el mal estado del Vitral del patio del Congreso Local donde tuve la oportunidad de asistir a un conversatorio el pasado miércoles, y las personas asistentes tuvimos que “hacernos para los lados” porque de lo contrario la lluvia nos tocaba. Semejantes goteras dan testimonio del poco respeto que sienten las y los legisladoras por la Casa del Pueblo o bien, es tan desaseada no solo en el trabajo legislativo sino en los mínimos detalles como el de poner la bandera de México a media asta y al revés en un día común.

Ya ni mencionar esos desacuerdos de último momento por una presea a periodistas; que lejos de poner en entredicho el merecimiento de los nominados, confirman esa burda representación política.

Una vez pasadas las elecciones, estimados lectores, los invito a hacer vida de partido, vayan y asómense a los institutos políticos, a todos y después de hacer una revisión de sus documentos básicos: la declaración de principios, el programa de acción y estatutos, seleccionen aquel con el que se identifiquen y hagan militancia partidista y, si de plano no les gustó ninguno, llenen espacios y hagan efectiva su participación ciudadana a través de una organización civil, un colectivo, un esfuerzo personal, para que desde una causa social demos el ejemplo a los partidos políticos, representantes y autoridades.


Te puede interesar: Apuntes Post Electorales Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Written By

Quizá te pueda interesar: