¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Derechos Humanos

Menstruación: Tlaxcaltecas piden legislar, ¡tu regla no es pretexto!

Tlaxcala, Tlax. La menstruación sigue siendo un tabú en la sociedad tlaxcalteca, pues a lo largo del tiempo se ha visto como algo obsceno y sucio; y no como un proceso natural en el cuerpo de las mujeres. Lo que ha dado como resultado que tanto en el sector educativo, como laboral; no cuenten con condiciones óptimas que permitan que las mujeres y niñas vivan una menstruación digna.

El trabajo de diversas Colectivas feministas y Asociaciones Civiles como Menstruación Digna México logró que el pasado mes de octubre se aprobará por el Senado de la República  la propuesta de la Cámara de Diputados de tasa cero del IVA en los productos de higiene femenina; la cuál entrará en vigor el próximo enero de 2022.

A pesar de que quitar el IVA a los productos de higiene femenina parece ser un gran avance a nivel nacional, aún falta mucho por hacer en materia de derechos humanos para que las mujeres tengan acceso a una menstruación segura.

Ante esta situación entrevistamos a la Licenciada feminista Valeria Cabral; quien nos mencionó lo siguiente:

La menstruación debe verse como parte del cuerpo de las mujeres.  El hecho de que el tema no esté regulado o no existan las posibilidades a vivir una menstruación segura; vulnera nuestra esfera como mujeres en cuestión de derechos humanos, debido a que abre una brecha de desigualdad que no tienen los hombres; por ejemplo ¿Cuántas clases pierden al mes una niña o una mujer por  su periodo?  ¿Cuántas mujeres deciden no asistir a trabajar por cólicos menstruales y no les pagan el día?

Actualmente no ha habido ninguna legislación, propuesta o exhorto por parte del Congreso del Estado de Tlaxcala para regular esas situaciones; y eso que la legislación pasada se constituyó en su mayoría por mujeres. Ante esta situación la licenciada Valeria comentó:

Las colectivas feministas quieren poner en el ojo público las condiciones que viven las mujeres en el ámbito laboral respecto a su menstruación; para que de esa manera pueda ser un tema de agenda; pues ausentarse del trabajo por dolores menstruales no se encuentra en los reglamentos de trabajo o en la misma reforma laboral.

Experiencias entorno a las dificultades de la menstruación en el ámbito laboral

Desde Escenario Tlaxcala tuvimos la oportunidad de recopilar la experiencia de tres mujeres que en el ámbito laboral han tenido complicaciones por  estar menstruando. El primer testimonio es de Estefany Cante; quien del 2019 al 2021 trabajó en un bar y durante un tiempo fue la única mujer dentro del servicio de meseros; por lo que los artículos del cuidado menstrual no estaba considerado como uso de emergencia.

Entré a trabajar a un bar y aunque solía ser muy prevenida respecto a tener a la mano toallas femeninas, en ocasiones se me terminaban o a se me adelantaba el periodo y me tocaba correr a la tienda; que en ese entonces estaba muy lejos. Cuando comenzaron a entrar más chicas a trabajar al mismo lugar; era más constante que nos hicieran faltan toallas femeninas. Ante esa situación, solicité a mi jefe que se añadiera al botiquín un paquete de toallas sanitarias de cada flujo: regular y abundante. La respuesta que recibí fue: ¿Para qué? ¿Se las van a poner también los chamacos? Es por ello que me vi en la necesidad de agregar de mi propia bolsa dos paquetes de toallas al botiquín; las cuales sirvieron hasta para las clientas.

Como encargada me tocaba hacer la lista que surtía el botiquín; y aunque en repetidas veces solicitaba toallas sanitarias, llegaba todo, menos todo lo relacionado con la higiene menstrual. Ante esa situación cada mes tenía que poner de mi sueldo dos paquetes de toallas y una caja de pastillas; para aliviar los cólicos menstruales.

En el bar en el que trabajaba Estefany, no sólo se negaban las toallas sanitarias; también se le impedía ausentarse del trabajo por cuestiones de cólicos menstruales.

Generalmente no sufro de cólicos menstruales, pero hubo una ocasión en la que no me aguantaba los dolores y por eso tuve que recurrir a los analgésicos; porque no podía ausentarme del trabajo por dolores menstruales;  porque mi jefe se podía enojar o iba a decir que era una excusa para no trabajar.

Por otro lado, Fátima Carreón nos compartió que  la menstruación era un tema prohibido  en su propia casa, por lo tanto cuando comenzó a menstruar fue un momento impactante, además de doloroso.

Desde muy pequeña tuve mucho malestar al momento de menstruar; los dolores siempre han sido insoportables, por lo que adaptarme a un trabajo ha sido muy complicado; porque cada mes tengo qué ausentarme por dolores menstruales; y en el trabajo no es una razón suficiente para poder ausentarme. Por otro lado, el botiquín, que se supone es para una emergencia; no cuenta con toallas sanitarias, aunque sí con pastillas para aliviar cualquier tipo de dolor. Sin embargo, para mí las pastillas no son efectivas y para controlar los dolores recurro a los tés de canela o de ruda; por lo que siempre tengo que cargar con canela o ruda al trabajo, por cualquier situación.

Una de las chicas quiso mantener su perfil en anonimato; pero ha trabajado para la industria del teatro.

En el ámbito artístico, nuestra herramienta de trabajo es nuestro cuerpo. Por lo que al momento de menstruar el trabajo se vuelve incómodo, pero no puedes rehusarte a trabajar porque la mayoría de los espectáculos son en vivo o acudir a un ensayo es fundamental para la puesta en escena. Esa situación la pasamos la mayoría de las mujeres; y aunque las toallas femeninas nos ayudan, no eran suficientes para contener el flujo; por lo que teníamos que usar tampones o ahora hacemos uso de la copa menstrual; que ha sido una buena alternativa para las mujeres que nos dedicamos a este oficio.

Ante esa situación es importante conocer, analizar y poner en la agenda lo que necesitan las mujeres para poder tener acceso a una menstruación digna y segura tanto en el ámbito educativo como laboral.


Te puede interesar también: Reinas de la Noche. Ser Drag en Tlaxcala. 

  Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Quizá te pueda interesar: