Xolo Tacos, negocio de una pareja tlaxcalteca en Texas; así sobrellevan la pandemia

Xolo-Tacos-Texas-Migrantes-Tlaxcala

Texas. Luis y Karla son novios, con el fin de ahorrar para continuar sus estudios de posgrado, emprendieron un viaje a Texas, donde ambos trabajaron por un tiempo, pero comenzaron a desarrollar un sueño, emprender su propio negocio de comida mexicana, al cual llamaron Xolo Tacos. 

Durante seis meses, su food truck operó con éxito, ganaron muchos clientes; empresas, fiestas privadas e incluso festivales musicales, pero la pandemia por el Covid-19 hizo que casi cerraran.

Cuando llegaron a Austin, Luis comenzó a trabajar en una food truck y notó que el trabajo era relativamente tranquilo, a las 8 de la mañana comenzaban la preparación de los alimentos y posteriormente se instalaban en diferentes oficinas durante la semana, concluían su día laboral alrededor de las 2:30 de la tarde; él se encargaba de la caja porque muchos de sus clientes eran mexicanos y no hablaban inglés, ahí fue cuando se dio cuenta de que no era un negocio complicado y que dejaba muy buenas ganancias.

Posteriormente decidió comprar su propio camión de comida con sus ahorros, “nos enfocamos primero en la mercadotecnia, acá eso es mucho más importantes que el sabor mismo, porque hay muchos restaurantes mexicanos, pero lo que les importa es la presentación, eso garantiza el éxito de tu restaurante; no es como en México que nos importa más el sabor, ya que tenemos una gastronomía muy amplia y nos gusta comer rico, acá realmente los que les llama es el concepto de negocio, por eso le puse el Xolo Tacos, porque es comida mexicana y sigue en auge la película Coco”.

Después de California, el estado de Texas es el segundo con mayor número de food trucks en Estados Unidos, por lo que Luis, estaba convencido que debía posicionarse en un mercado donde hay mucha competencia, así que consiguió un proveedor de tortillas de maíz de colores y uno de refrescos Jarritos, lo cual atrajo rápidamente a la clientela.

En Xolo Tacos ofrecen tacos al pastor, de carne asada, tripa, pollo y camarón, también pueden pedir quesadillas, bowls con arroz rojo y burritos; su concepto es en torno al folklore y los colores de México, por lo que sus clientes experimentan todo esto en los platillos que piden.

Tras casi seis meses de operación, donde tuvieron mucho éxito, los contagios por Covid-19 aumentaban aceleradamente en Austin, “Había agarrado un ritmo estable de trabajo, nos mantuvimos bastante bien, yo ya había llenado todos los meses de 2020, trabajo para este año no me iba a faltar, todo iba muy bien, me estaban llegando eventos fuertes como el South by Southwest, que es un festival musical de nivel internacional, vienen muchos jóvenes de varias partes del mundo a ver a sus bandas favoritas, en ese mes se levanta mucho los negocios de comida, además tenía ya varios eventos confirmados, pero todo se canceló”.

Aunque nunca le ordenaron que cerrara su negocio, se vio muy afectado, pues él ofrecía el servicio en diferentes oficinas que lo contrataban un día a la semana, mismas que tuvieron que cerrar por la pandemia, “mandaron a sus empleados a hacer home office, solo un par de oficinas no cerraron en su totalidad y me dijeron que si quería ir a vender aunque no hubiese mucha gente podía hacerlo, y en camino a una de ellas, se me apagó el camión, tuvo una falla mecánica, esta situación me hizo considerar que tal vez debía desistir la fantasía de tener mi negocio, pero decidí repararlo y continuar”.

Para sobrellevar la situación, se unió a plataformas de servicio a domicilio, y en mayo abrió nuevamente. Aunque tenía mucha incertidumbre, comenzó a recibir solicitudes de servicios en apartamentos y vecindarios, “Me tuve que adaptar para seguir adelante, ya siento otra vez estabilidad, siento confianza en el negocio y en las ventas, incluso, en algunas ocasiones llego a contratar personas extras”.

Luis señaló que una de las ventajas de los camiones de comida es que la gente no se aglomera en un espacio cerrado, por lo que esta modalidad de negocio sigue siendo redituable, “A pesar de que los contagios han sido bastante altos, la economía es algo que le importa a Estados Unidos, por eso no hemos tenido que cerrar totalmente, seguimos todos los lineamientos que te pide la ciudad; usamos guantes y cubrebocas en todo momento, tuve que comprar un pequeño dispositivo para que las personas puedan hacer el pago sin contacto, también pueden hacerlo  por PayPal o Apple Pay, trato de tener el menor contacto posible para que se sientan seguros”.

Luis y Karla confían en que su negocio seguirá prosperando, y ahora tienen como objetivo conseguir una visa de inversionistas para poder seguir expandiendo sus negocios de comida, porque, como buenos tlaxcaltecas, su nuevo proyecto es abrir uno de tacos de canasta.

Related Posts

Leave a comment

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial