¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Derechos Humanos

Prepara Modelo Humanista Integrador a alumnos UATx en lo técnico y lo sensible

Tlaxcala, Tlax. Luis Armando González Placencia es el primer rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx) con una formación académica en derechos humanos; aunque no es antiguo alumno, la máxima casa de estudios lo acogió primero como catedrático y ahora como rector.

«Soy psicólogo de origen, después mi interés de naturaleza más social me llevó a estudiar sociología del derecho y finalmente un doctorado en política criminal», dice en entrevista para Escenario Tlaxcala.

«Prácticamente toda mi vida he sido académico aunque siempre he tenido un pie en el servicio público, particularmente en el ámbito de los derechos humanos; trabajé mucho tiempo en la CNDH como visitador general y mas tarde como titular en la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.»

Como académico su línea de investigación se inclinó siempre por lo social, comenta. «He cultivado una línea de investigación en derechos humanos, aunque dentro de ese campo me he especializado en dos temas en concreto: primero, el que tiene que ver con el sistema penal y los derechos humanos y, recientemente, con los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.»

Hace cuatro años inició como catedrático en el Centro de Investigaciones Jurídico-Políticas (Cijurep) de la UATx y en poco tiempo, apenas en agosto de 2018, el Consejo Universitario lo eligió por unanimidad de votos como rector de esta casa de estudios justo en un contexto político y social inclinado a la izquierda y con una tendencia de alejarse del neoliberalismo.  

-Llega a la rectoría en un contexto político y social distinto. ¿Cuál es la posición de la universidad en este contexto y cuáles sus retos y fortalezas?

Una de las cosas que me atrajo a la universidad fue precisamente el modelo educativo que tiene, que en un contexto en el que la educación neoliberal estaba orientada a preparar profesionales prácticamente para el mercado empresarial, esta universidad adoptó un modelo llamado Humanista Integrador basado en Competencias que tenía esa virtud de acercar a los jóvenes a su entorno social, para que tengan una idea de lo que está pasando alrededor de modo que no solamente se les prepare técnicamente sino que además tengan la sensibilidad para desarrollar actitudes que los hagan sensibles al entorno social.

En esa lógica, en ese cambio que comentas, la universidad está en el camino de generar un modelo universitario que sea a fin a lo que se está pensando ahora desde la SEP, que es una educación que se haga cargo, primero, de los problemas que tiene el propio país y, dentro de ello, de los problemas de la región, sin que ello signifique renunciar a una visión global y a entender que hoy las fronteras  están mucho más diluidas y que, por lo tanto, un estudiante tiene que estar listo para trabajar tanto en el municipio de Tlaxcala como en cualquier otra parte del mundo.

Con el Modelo Humanista Integrador Basado en Competencias la Universidad Autónoma de Tlaxcala ha logrado colocarse en el escenario nacional. En este momento cuenta con más de 40 licenciaturas y es pionera en incorporar los temas de derechos humanos y licenciaturas que retoman las tradiciones locales.

«Se han aperturado licenciaturas muy interesantes que abren brecha; por ejemplo la naturopatía que es una licenciatura que solo existen en un par de universidades, nosotros fuimos pioneros. Es un plan de estudios que tiene que ver con la medicina alternativa que es una rama que se conoce muy poco y que tiene que ver sobre todo con la prevención de enfermedades. También tenemos la carrera de nutrición orientada desde la perspectiva de la salud con un enfoque de  investigación en los alimentos autóctonos y tradicionales, con el estudio de la forma de producción a partir de productos naturales del estado. En esa dinámica vamos vinculándonos con otros temas en derechos humanos donde también hemos sido pioneros y vamos a incursionar en temas relacionados con la economía social, por ejemplo», comentó.  

-De algún modo su perfil lo mantiene ligado a las organizaciones civiles; hace poco tiempo lo vimos en dos informes de organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres ¿Cuál será la relación de la universidad con la sociedad civil?

Por un tiempo se generó una brecha entre la actividad estrictamente académica y el activismo que se realiza en las organizaciones de la sociedad civil por razones que tienen que ver con los contextos, las organizaciones surgieron un poco al calor de la necesidad de irle planteando cara a las políticas públicas gubernamentales y eso les dio un perfil más activista. Sin embargo, con el paso de los años, han desarrollado una serie de estrategias para recopilar información, realizar informes, y cuando se abrió al país al escrutinio de las universidades los informes de estas organizaciones se convirtieron en una fuente importante de información que era alterna a la información de los gobiernos.

En ese sentido, las organizaciones nos rebasaron porque  las universidades, por su naturaleza, han abordado los temas bajo una perspectiva temporal más amplia, probablemente con mas profundidad pero sin la prisa que requiere entregar un informe cada año. 

En esa lógica, lo que nosotros hemos visto como una oportunidad es hacer sinergia. Las organizaciones tienen una gran cantidad de información y nosotros tenemos el marco teórico para interpretarlos de modo que no solo se quede como numerología, sino que esos datos que son significativos tienen que ser interpretados y, de ahí, generar la posibilidad de tener una colaboración (con las organizaciones civiles) que sea benéfica. Es relevante que ese trabajo no vaya de manera separada y que en la medida de lo posible estas organizaciones se vinculen con el trabajo que vienen haciendo las universidades.

Al cierre del año 2018 la universidad fue un espacio para la presentación de informes de organizaciones civiles en defensa de los derechos humanos de las mujeres tlaxcaltecas, que colocaron la problemática local de los feminicidios, la trata de personas, la violencia sexual y el acoso.

La universidad no está ajena de esta problemática; por ejemplo, el rector reconoce que hace falta trabajar para garantizar plenamente los derechos de las mujeres al interior de la máxima casa de estudios y detalla avances en temas de paridad.

-Recientemente el Observatorio Nacional para la Igualdad de Género en las Instituciones de Educación Superior presentó su primer informe, y la UAT tuvo algunos rezagos, ¿cuáles son las acciones pendientes para garantizar esos derechos?

Falta mucho, esos rezagos que se señalan son importantes, no es una cosa que me parece que destaque en la universidad porque es un tema que afecta a todas las universidades y en general a todas las instituciones. Hay un problema muy grave de violencia institucional de género en el país, pero lo que aquí es importante es que se ha detectado y se empieza a trabajar para abatirlo. Hay, en la estructura universitaria, gran número de mujeres y  nuestro número de profesoras es prácticamente paritario; en cuanto a alumnas, son más las alumnas que tenemos respecto de los alumnos, entonces se van generando estos equilibrios.

Sin embargo, falta mucho en términos de actitudes todavía, necesitamos abatir actitudes que están muy arraigadas. Desafortunadamente el tema de la discriminación y el acoso están muy arraigados y de pronto parece que son comportamientos naturales, pero no. El reto mas importante es poder visibilizar que esos comportamientos son aprendidos y que se pueden desaprender y que se tienen que desaprender porque están relacionados con el respeto a otro ser humano. 

Vamos a emprender una linea de trabajo transversal de equidad de género a partir de estrategias como talleres, mecanismos y campañas que permitan sensibilizar a la población universitaria respecto a estos problemas, para que se den cuenta de que se puede vivir en una comunidad sin violencia.

-¿Eso implica colocar el tema del respeto a la diversidad sexual al interior de la universidad?

Sí, una cosa que a mí me ha llamado positivamente la atención en el estado en general es que en relación con muchos otros estados de la república, Tlaxcala no es homofóbico, me atrevo a decir que aquí mismo en la universidad y afuera en la ciudad no hay una actitud tan abiertamente homofóbica como se puede apreciar en otros lados del país, ese es un terreno que abona a que podamos empujar criterios para que el respeto a la diversidad sea un valor de la propia universidad. 

Aquí mismo en la UATx yo no he tenido la noticia en todo este tiempo de ningún caso en el que algún joven se le haya discriminado por su orientación sexual o su orientación psicosexual, por el contrario, me parece que la universidad ha sido muy respetuosa de la identidad sexual de las personas, eso no lo veo como problema pero sí como una oportunidad para hacer de eso un valor importante para la universidad.

-Aunque aún no se ha publicado el Presupuesto de Egresos 2019 ¿Cómo quedó la universidad con el monto presupuestado por el Congreso?

Quedamos igual de mal, lo cierto es que el presupuesto que recibe la educación superior es un presupuesto insuficiente. La asignación será la misma que en años anteriores con el plus que supone la compensación por la inflación, es decir, que en términos de pesos reales incluso será menos. Tendremos una situación similar que la del año anterior. 

A esto se suma que se han planteado temas en la mesa como el acceso universal a la educación superior y de las cuotas que están en una discusión que haremos en el seno de ANUIES. Tenemos la convicción de que es una problemática común en todas las universidades y tenemos la certeza los rectores y rectoras de que no es posible una universidad absolutamente gratuita, creo que eso tendrá que ir siendo dialogado con las nuevas autoridades de la SEP para que ellas entiendan que si se incrementa el presupuesto lo suficiente para que podamos generar una cobertura universal pues bienvenido, si no, hay que pensar en mecanismos y debemos pensar en que debemos abrir oportunidades para que haya menos rechazados o abrir la matricula para que se generen los espacios. Naturalmente esto no puede hacerse si no tenemos profesores, equipo o aulas y, en ese sentido, podremos decir si fue importante o no fue importante, por lo pronto tendremos que hacer un esfuerzo en términos de austeridad y aplicar los recursos a los problemas prioritarios. 

¿Afectará la instalación de dos nuevas universidades del gobierno de AMLO en la entidad y cuál es la posición de la UAT en este sentido?

Nosotros pensamos que la mayor cantidad de instituciones que existan para absorber la demanda de la población son bienvenidas, solo planteamos que es necesario pensar bien si la medida que aplican para un estado como el nuestro es efectivamente la creación de dos nuevas universidades o probablemente el apuntalamiento y apoyo de la universidad estatal. 

Eso porque poner una universidad no es una cosa sencilla, ni siquiera la iniciativa privada puede hacerlo de manera sencilla (…), se requieren una serie de procesos que las universidades públicas han pasado por muchos años, habrá que ver qué talante tienen las universidad, si son universidades que puedan ser temáticas, que generen espacios para algunas problemáticas particulares y, de ser así, no me parece que sea un tema que vaya a generar un debate amplio o algún tipo de conflicto. 

Estamos en la dinámica de que se nos escuche pero también de colaborar con la política que el gobierno federal tiene.

Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.
Written By

Click para comentar

Quizá te pueda interesar: