Chiautempan, Tlax. El día sábado 12 de enero la oncena tlaxcalteca inició su participación en la segunda parte del torneo 2018 – 2019 de la liga enfrentándose contra los freseros de Irapuato, viejos enemigos en la liga.

En punto de las 11 de la mañana, el silbante marcó la patada inicial del encuentro, coyotes presentó un plantel renovado, mientras que Irapuato presentó a un equipo equilibrado, lo que lo ha llevado al liderato de la tabla.

Corriendo los primeros minutos del encuentro y gracias a una jugada inconclusa la trinca fresera aprovechó un contragolpe al minuto tres para adelantarse en el marcador gracias a Eduardo Martinez Número 24.

Poco tiempo faltó para que los tlaxcaltecas igualaran con un gran disparo de volea a cargo de Arturo Peña Número 27 al minuto siete del tiempo regular.

Transcurrieron minutos en los que el partido tuvo a los asistentes siempre al filo de la butaca, en una jugada a balón parado los de Irapuato se acercaron al marco fallando en primera instancia. Gracias a un rebote en la defensiva coyote, Juan Cruz con el 15 en los dorsales, encontró el espacio para un remate, mismo que terminó en las redes del equipo local al minuto 9, lo que dejaba al momento un marcador favorable para la visita.

Tras una serie de jugadas inconclusas y una serie de intentos en cada arco, llegó una jugada de peligro a favor de la jauría. Al minuto 23 coyotes entraba al área chica lo que provocó la falta que determinó el penal a favor de coyotes. La pena máxima fue ejecutada por Edgar Ayala quien porta el nueve en la espalda, acción que fue la última de importancia en el encuentro dejando el marcador  2-2.

Se dio una ronda de penales reglamentaria en la que ganó Irapuato llevándose así dos puntos a casa.

El partido siguió con juego en la media cancha y en ocasiones dentro de las áreas de peligro. Fue un encuentro equilibrado y lleno de emociones al que la afición tlaxcalteca respondió con gran entusiasmo cantando y gritando.

El resultado obtenido no es el más favorable para el equipo tlaxcalteca pero demuestra aún la capacidad de responder ante equipos que  representan un nivel alto de competitividad dentro del torneo.