¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

DESTACADO

Justicia Alternativa, el nuevo gran paradigma social

Justicia Alternativa

«Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.»

Leon Tolstoi.

La palabra “Paradigma», posee una diversidad de significados, que son determinados por el contexto en que se utiliza el término. Es idóneo tomar como referencia el pensamiento del filósofo de la ciencia e historiador estadounidense, Thomas Kuhn, quien conceptualizó que un paradigma, es una cosmovisión, aceptada por una comunidad científica, en un tiempo determinado y que posee un poder explicativo, el cual se agota, cuando surge una discrepancia que no encuentra lugar en el modelo original, con lo que se genera una crisis de conocimiento, la cual es resuelta con la generación de un nuevo paradigma, y en consecuencia, ocurre una evolución de ideas.

El criterio tradicional, respecto a la resolución de conflictos, es acudir a instituciones que realizan actividades formal y materialmente jurisdiccionales, es decir, promover un juicio, que termina con el pronunciamiento de una sentencia. El artículo 476 del Código de Procedimientos Civiles del Estado de Tlaxcala, dispone «La sentencia debe ser clara y, al establecer el Derecho, absolverá o condenará», con lo que nos es posible determinar que en los asuntos planteados en procesos judiciales, la resolución que le ponga fin al conflicto, navega en solo dos posibilidades, ganar o perder. Este binomio, excluye la posibilidad de seguir un camino que lleve a los involucrados a un punto medio de acuerdo.

Durante 2018, según el Censo Nacional de Impartición de Justicia Estatal 2019, del INEGI, se ingresaron 2 millones 126 mil 936 causas penales y expedientes judiciales en otras materias, en los juzgados de primera instancia de las entidades federativas, y de ese universo de asuntos, únicamente 176 mil 682 expediente ingresaron en los centros de justicia alternativa de los poderes judiciales locales. Con estos datos, podemos descubrir una discrepancia en la forma imperante en que las personas buscan tener acceso a la justicia: los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (MASC).

En Tlaxcala, el 10 de febrero del año dos mil dieciséis, se publica, en el periódico oficial del Estado, la Ley de MASC, con lo que se crea todo un paradigma nuevo de justicia, y con él, una avance considerable en la construcción de cultura de paz: solucionar problemas, mediante acuerdos de beneficios  compartidos.

La estructura base del sistema estatal de justicia alternativa, está integrada por el Centro de Justicia Alternativa del Poder Judicial del Estado de Tlaxcala, por los centros regionales de justicia alternativa (uno en cada distrito judicial), y por los centros de mediación y conciliación privado.

Todos los días, estamos expuestos a muchas formas de violencia, que fracturan los vínculos que nos unen con los demás, incluso hasta el extremo de disolverlos, dispersando la cohesión social. Una forma eficaz y eficiente, para prevenir y eliminar la violencia, es aprender a resolver nuestras diferencias, a través de la comunicación y el diálogo.

El mecanismo de mediación, encuentra su principal sustento en la autonomía de la voluntad, lo que implica una evolución en el método jurídico para encontrar una solución a un conflicto, y en esa génesis reside la justificación de un porcentaje de cumplimiento voluntario por arriba del noventa por ciento.

Siempre van a existir problemas que resolver, originados en la convivencia diaria, y el desarrollo de nuestras actividades, en cada una de las facetas personales que desempeñamos, entonces, si no podemos evitar la existencia de diferendos, sí podemos utilizarlos como un motivo de mejora, mediante la adopción de un cambio de paradigma, sobre la manera en que nos enseñaron a resolver problemas.

Los MASC, también permiten, como una evolución de pensamiento complementaria al paradigma de justicia alternativa, llevar a un nivel adicional, la solución: resarcir la parte emocional de las diferencia; no se trata solo de lograr un acuerdo jurídico, se busca reparar las relaciones que le dan origen, es decir, que exista justicia formal y material, para mejorar la calidad de vida de las personas, y poder contribuir a que sean felices.

Los exhorto, estimadas lectoras y lectores, a que la próxima vez que tengan un desacuerdo, adopten la nueva visión de la resolución de conflictos, utilizando el diálogo como una respuesta que signifique bienestar para todas las partes involucradas. Los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias, funcionan y funcionan muy bien.

Me despido con el pensamiento de Justiniano: “La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho”. Hasta la próxima.             

Lic. Juan Felipe Rodríguez Sánchez.

Titular del Centro de Mediación y Conciliación Privado de Zacatelco

CEMECOP

Mediador certificado.

cemecop@yahoo.com

Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Quizá te pueda interesar: