Manifestaciones del prejuicio y la discriminación contra personas migrantes en Tlaxcala (Primera Parte)

Agradecemos a “Escenario Tlaxcala” la oportunidad que nos brinda de compartir con sus lectoras y seguidores, las acciones que desde la sociedad civil impulsamos como respuesta a las diversas realidades de los derechos humanos en Tlaxcala; en nuestro caso, la situación de las personas migrantes. Un Mundo una Nación A.C. (UMUN) promueve y defiende los derechos humanos de las personas que se encuentran en contextos de movilidad; sobre todo, de migrantes en tránsito y personas sujetas de protección internacional; acciones que se complementan con la ayuda humanitaria que proporciona el albergue “La Sagrada Familia” en Apizaco Tlaxcala. Esta colaboración se realiza en el marco de la “Campaña por una cultura de hospitalidad y no discriminación en Tlaxcala para personas migrantes y solicitantes de refugio”; “piensa sin prejuicios y actúa con hospitalidad”.

Desde su constitución, UMUN realiza campañas para fomentar el respeto de los derechos humanos y la no discriminación de hombres y mujeres migrantes que transitan por Tlaxcala. Con ellas contribuimos a prevenir y modificar, paulatinamente, actitudes y conductas discriminatorias que nuestra población manifiesta hacia estas personas; pero queremos ir más allá, promoviendo una cultura de hospitalidad a partir de la cual acoger a quienes arriban a nuestras comunidades; sin dejar de lado el continuo exhorto que hacemos a las autoridades para que respeten y protejan la seguridad y la vida de esta población. Creemos que este tipo de acciones contribuyen a edificar una sociedad más congruente, que brinda a los extranjeros que transitan y viven en su territorio, el mismo trato y protección que reclama para sus ciudadanos en Estados Unidos. Nos permitirán ser un pueblo más solidario, que asume cabalmente sus obligaciones emanadas del derecho internacional de los derechos humanos.

Cabe recordar que Tlaxcala es un punto estratégico de la ruta migratoria que personas de países centroamericanos transitan, ya que conecta al sur con el centro del país. Por nuestra entidad cruza un número importante de personas que viajan principalmente a bordo del tren de carga proveniente del sur del país. Para tener una idea, de octubre de 2010 a septiembre de 2017 el albergue para migrantes de Apizaco “La Sagrada Familia” ha prestado ayuda humanitaria por lo menos a 33,570 personas, lo que representa un promedio de 4,800 personas por año. En contraste, de acuerdo con los datos consultados en el portal electrónico de la Unidad de Política Migratoria del Gobierno Federal, de enero de 2010 a septiembre de 2017 el Instituto Nacional de Migración delegación Tlaxcala ha asegurado a 7,181 personas extranjeras, quienes fueron recluidas en la estación migratoria por no acreditar su situación migratoria regular, evidentemente un número mucho menor al atendido en el mismo periodo por nuestro albergue. Si nos limitamos a estos datos, puede reconocerse que no es insignificante el número de personas que cruzan por nuestra entidad. Si bien, no existe hoy en día un cálculo sobre el número real de personas que cruzan por nuestra entidad, no hay que perder de vista que se calcula en al menos 400 mil las personas que anualmente ingresan a México en condiciones irregulares, ¿Cuántas de ellas transitan por Tlaxcala?

Estos números representan algo más que cifras o nacionalidades, son ante todo, personas con historias, temores y esperanzas, cuya presencia ha sido visibilizada sobre todo por organizaciones civiles, religiosas, académicos y medios de comunicación. Contrario a ello, es cuestionable que el discurso oficial gubernamental, cuando no invisibiliza a las personas migrantes, se refiere a ellos -como en el caso de los accidentes que sufren en las vías el tren a causa de la colocación de los barrotes de concreto- únicamente para responsabilizarlos de su “impertinencia” y reprocharles que “no miden las consecuencias al realizar acciones que ponen en riesgo no solo sus extremidades, sino su vida”. No referirse públicamente a la presencia de miles de personas migrantes, puede interpretarse como un mecanismo de exclusión propio de los discursos dominantes en una sociedad, mecanismos que excluyen los discursos del migrante y de muchos otros grupos que reclaman sus derechos por propia voz.

Esa invisibilidad no ha dispensado a la población migrante de enfrentar actos de violencia y discriminación en Tlaxcala, algunos más explícitos y violentos que otros, pero todos muestran que en la entidad es apremiante prevenir y erradicar esta problemática social. Al respecto, no hay que olvidar que desde 2009 Apizaco y otras comunidades empezaron a ser consideradas como focos rojos por el incremento de delitos cometidos contra migrantes. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su informe sobre secuestros de migrantes de 2009, ya reportaba que, de septiembre de 2008 a febrero de 2009, al menos 5 personas habían sufrido este delito en Tlaxcala. Así mismo, se ha denunciado constantemente que los encargados de la seguridad de la empresa FERROSUR golpean, roban y extorsionan a las personas migrantes que intentan subirse al tren para continuar su ruta y los detienen. Al respecto, a pesar de las limitaciones que UMUN enfrenta, en lo que va de 2017, ha documentado al menos 9 casos de migrantes que han sido víctimas de delito en Tlaxcala.

A lo largo de estos años, los medios de comunicación han reportado un número importante de casos de discriminación, agresiones y delitos contra migrantes, muchos de los cuales no han sido denunciados. Dentro de los señalados como perpetradores se encuentra a policías municipales, estatales y agentes del Instituto Nacional de Migración. Las mujeres migrantes, en su momento, han señalado que sufren agresiones y violencia sexual, no sólo por polleros, sino incluso por guardias de seguridad de la empresa que custodia el tren.

A estos hechos hay que sumar la colocación de los más de 100 postes de concreto a lo largo de la vía del tren cerca de la estación migratoria, en donde se han reportado más de 15 accidentes y la muerte de al menos 3 personas a causa de las lesiones que los migrantes sufren al chocar con estas estructuras al intentar subir. El último caso se presentó el pasado 29 de octubre en donde una persona, debido a las lesiones que sufrió al chocar con estas barras, le fue amputada una pierna.

Las expresiones de violencia y discriminación no terminan ahí. Los testimonios de personas migrantes refieren que algunos habitantes de nuestros municipios les roban el poco dinero que sus familiares les envían para que continúen su viaje; esto se presenta cuando el migrante debe pedir apoyo a algunas personas para que retiren el dinero de las empresas de envíos, y es que debido a su falta de documentos no pueden hacerlo directamente ellos. Cuando la persona mexicana retira el envío no se lo entrega al migrante y huye con el dinero, o si se lo entrega, se queda con un porcentaje alto del envío. De igual manera, no pocos migrantes son quienes han denunciado que, luego de trabajar temporalmente para algunas personas en Tlaxcala, quienes los emplearon no les pagaron lo convenido.

Los ejemplos de agresiones contra migrantes podrían ser numerosos; pero, se debe insistir finalmente, sobre la importancia de reconocer que en Tlaxcala existe una afluencia importante de migrantes, contra quienes, desafortunadamente se siguen perpetrando actos de discriminación y violencia, por lo que es ineludible enfrentar la discriminación y proteger los derechos humanos de estas personas. A esta problemática busca responder la “Campaña por una cultura de hospitalidad y no discriminación en Tlaxcala para personas migrantes y solicitantes de refugio”; “piensa sin prejuicios y actúa con hospitalidad”.

En las siguientes entregas ahondaremos, tanto en la comprensión de los prejuicios y estereotipos que están presentes en nuestra sociedad tlaxcalteca en relación con las personas migrantes, como en la identificación de las nuevas formas que ha tomado la discriminación; factores que pueden provocar la exteriorización de actitudes discriminadoras si no empezamos a modificarlos oportunamente desde el trabajo de sociedad y gobierno.

Related Posts

Leave a comment

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial