Ciudad de México. La organización ambientalista sin fines de lucro y con carácter internacional, Greenpeace, a través del blog su sitio Web en México se pronunció en contra de las justificaciones por parte del Gobierno de Tlaxcala para vetar las reformas realizadas el pasado 12 de mazo a la Ley de Ecología y Protección al Medioambiente.

Recordar que la decisión de regresar las modificaciones a Congreso del Estado se debieron a tres razones expresadas en una declaración por el Coordinador General de Ecología, Efraín Flores Hernández. No obstante, Greenpeace contesta a cada una de ellas para desacreditar la validez de los argumentos del funcionario.

Argumento 1: La aplicación de la reforma es imposible porque no considera la afectación a 900 negocios que usan directamente plástico.

Al respecto, Greenpeace responde que de acuerdo al INEGI en Tlaxcala solo se tenían 37 unidades económicas de la industria de plástico, mientras que en CDMX, que tiene más de 700 la prohición ya es una realidad para aquellos productos diseñados para su desecho después de un solo uso.

Argumento 2: La reforma legislativa no refiere con qué recurso público se va a capacitar, orientar y difundir lo que esta Ley vela.

No osbtante, para Greenpeace, como así lo enfatiza, “la discusión no es qué vale más, si los negocios de plásticos o la calidad del medio ambiente”. Señalan que son las industrias las que tienen una responsabilidad medioambiental de reinventarse y ofrecer productos reusables y con mayor tiempo de vida útil.

La entrada no puntualiza sobre el hecho de que las modificaciones a la Ley no son claras respecto a qué sujetos serán sancionados en caso de infringir algún ordenamiento. Pero sí enfatizan en que cada minuto sin legislar en la entidad, cae al mar lo equivalente a un comión de basura de plástico, ocasionando la muerte de 100 mil animales mamíferos anuales.