Tlaxcala, Tlax. Esta tarde el Congreso del Estado aceptó analizar los argumentos de la comisionada Marlene Alonso Menses que contravienen la petición de sus homólogos de suspenderla del cargo después de acumular más de tres faltas a las sesiones del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales de Tlaxcala (Iaip-Tlax).

Alonso Meneses ha revirado presentando cinco actas de las sesiones del 10, 14, 24 y 31 de enero y 7 de febrero convocadas en su carácter de “presidenta”, a las que no acudieron los comisionados David Cabrera Canales y Francisco Morones Servín. 

Con estas “pruebas” la comisionada ha pedido al Congreso del Estado aplique las medidas necesarias para obligar a los comisionados a asistir a las sesiones del Pleno del Iaip-Tlax.   “Los comisionados han acumulado más de tres faltas o inasistencias, sin causa justificada, razón por la cual pido tome las medidas conducentes para vencer la contumacia de dichos servidores públicos”, solicita Alonso Menses.   

Lo anterior se planta como una respuesta a la solicitud que los comisionados presentaron el pasado jueves por que Marlene Alonso Menses fuese removida del cargo por acumulación de falsa a las sesiones celebradas en enero de 2019.  

En este laberinto de acusaciones, autonombramientos y sendos juicios de carácter político y judicial, la comisionada refiere que su “carácter de presidenta” esta sustentado en el decreto 299 emitido por el Congreso del estado y que el sobreseimiento del juicio de protección constitucional promovido ante el TSJE no implica la validez de su destitución de la presidencia del Iaip-Tlax, por lo que la petición de suspensión de los comisionados es legítima.    

Hasta el momento el Congreso del Estado analiza las tres solicitudes de juicio político contra los comisionados y los que se acumulan en cientos de fojas de acusaciones, desacatos y pruebas que mantienen en vilo al instituto.