Tlaxcala, Tlax. En pleno siglo XXI no se tiene un número exacto de personas con alguna enfermedad mental, al igual que no se sabe mucho sobre el tema. Derivado de esto, Escenario Tlaxcala se dio a la tarea de investigar e indagar más a fondo sobre la realidad de esta sociedad conformada por personas con algún trastorno psicológico.

En la actualidad existen 17 centros de internamiento para la atención de adicciones de las que no se tiene información alguna de pacientes rehabilitados, ni de cuánto tiempo permanecen allí, lo cual, en justificación por el SESA a través de solicitudes de información con los folios 103919 y 104019, se debe a que no son centros de internamiento.

Por parte del Estado existen 2 instituciones encargadas de dar atención a personas con alguna enfermedad mental; los Centros Integral de Salud Mental y Atención a las Adicciones (CISMAA) Tzompantepec y el de Apizaco, donde solo se llevan a cabo exclusivamente consultas, talleres y terapias de rehabilitación sin internamiento, y se atiende en su mayoría esquizofrenia paranoide, catatónica y personalidad limítrofe.

El principal problema que enfrenta este sector de la sociedad, es la estigmatización que a muchos les produce una persona en estas condiciones; muchas veces por la falta de información y la poca atención que se le da a enfermedades de ese tipo.

Durante la investigación consultamos a la psicóloga Jocabed Ramos Flores quien trabajo en el área de internamiento y psiquiatría del Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de Guadalupe, además de dar platicas y conferencias en el tema de enfermedades mentales en el Estado, quien nos comentó que “gran parte de las enfermedades mentales pueden ser atendidas en las casas, todo depende del diagnóstico que se obtenga del paciente y de las diferentes características, desde el tratamiento, hasta la afección del paciente”.

No todas las enfermedades psiquiátricas aun siendo las mismas requieren un internamiento, para llegar a ese punto se toman en cuenta muchas características; y en ocasiones, a pesar de requerir un internamiento, se pueden buscar diferentes opciones para no ser internados, aunque en la mayoría de ocasiones depende del consentimiento de la familia.

Desde hace varias décadas, en todo el mundo las técnicas en rehabilitación psicosocial han madurado y se han logrado avances que la sitúan como parte fundamental en el diseño de estrategias terapéuticas de rehabilitación psiquiátrica; sin embargo, en Tlaxcala la modernización en cuestión de rehabilitación es algo que no se observa, y el único mecanismo es la atención mediante diferentes acciones psicosociales.

Los centros CISMAA de Tzompantepec y Apizaco no cuentan con un médico general por lo que el único contacto de los pacientes es el área de psicología y en caso de ingresar por una sobredosis o intoxicamiento se trasladan a los hospitales más cercanos, mientras que si el paciente requiere de un internamiento se le ofrecen las opciones fuera del Estado para realizarlo, dejando un vacío en la atención a los pacientes de este tipo.

Los CISMAA son unidades de primer nivel y no cuenta con servicio de medicina ni de psiquiatría, por tal motivo es insuficiente la infraestructura requerida para brindar atención a urgencias psiquiátricas tales como intento suicida, cuadros de agitación psicomotriz por episodio maniaco, trastorno bipolar o esquizofrenia paranoide.

Aún falta mucho para que Tlaxcala sea considerado un lugar donde la visibilidad hacia este sector sea una realidad, dejando en evidencia el olvido en el que se encuentran personas con enfermedades mentales, muchas de ellas sin diagnósticos reales y en condiciones verdaderamente lamentables.