Tlaxcala, Tlax. Este viernes en la presentación del Diagnóstico Nacional sobre la Discriminación hacia personas de las poblaciones Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travestí e Intersexual (LGBTTTI) y de la Encuesta sobre discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género, se dio a conocer que en universidades e instituciones de educación superior no existen mecanismos que protejan a personas con distinta identidad de género u orientación sexual.

Al respecto, María del Rosario Téxis Zúñiga, del colectivo Ddser, informó que de 104 tlaxcaltecas encuestadas 42.12% se encuentran estudiando universidad, de estos el 34.38% son bisexuales, 50% heterosexuales (bajo reserva que prefirieron ocultar su identidad u orientación, 64.29% homosexuales y 60% lesbianas.

Del total de universitarios, el 52% afirmó haber sufrido algún tipo de discriminación por parte de sus compañeros en sentido de: no hacer equipo con ellos, no querer ser vistos o salir con ellos; 13% han sufrido abusos de autoridad como: las autoridades escolares no quieren reinscribirlos, largas esperas para proceder con sus trámites y dificultades para obtener permisos.

El 10% han vivido procesos de intimidación por “aparentar ser gay” o por asumir actitudes femeninas; así como el 40% dijeron sufrir abusos y acoso ya sea por medio de redes sociales o por medio de chantajes tanto entre pares como de docentes a alumnos; mientras el 6% dijeron haber sufrido lesiones como nalgadas, cachetadas o tocamientos violentos a sus órganos sexuales.

La experta señaló que es necesario reconocer en espacios universitarios a la comunidad LGBTTTI y señaló que hay pendientes como: que no se hable de “sexo” sino de orientaciones e identidades; la educación integral de la sexualidad.

Señaló que si bien hay diversos programas universitarios como el programa para igualdad de género en la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), Téxis Zúñiga indicó que hace falta focalizar al tema de las diversidades y reconocimiento de la comunidad.

De los 104 encuestados el 1% ha acudido a instancias oficiales para denunciar, sin embargo, el 25% no lo hizo por desconfianza de las autoridades para responder a sus denuncias y el 73% señalaron que no tuvieron la necesidad, empero aclaró la experta que esto se debe a la normalización de la violencia.

Otros de los motivos por los cuales las víctimas de violencia no denuncian son por que las autoridades no proceden, trato déspota o por desconocimiento a sus derechos como parte de la comunidad LGBTTTI.

Aunado a ello, las autoridades han incurrido en fallas como: sugerencia de ocultar la identidad sexual para ser atendidos, impidieron el acceso a los servicios sobre todo hacia hombres trans y mujeres, demora injustificada al servicio o derecho, insultos entre otras formas de violencia.

Además de la poca credibilidad en los sistemas de justicia, a nivel educativo indicó que en México no existen áreas específicas para que los estudiantes acudan a denunciar o incluso los propios tutores o docentes no garantizan la protección o desconocen cómo actuar ante situaciones de violencia, por lo que sugirieron Capacitación y sensibilización para promover la accesibilidad a derechos y métodos pedagógicos lejos de estigmas.

A dicha reunión, que tuvo lugar en la UATx, acudieron las activistas Paola Jiménez Aguirre, Eréndira Jiménez Montiel, Tania Ramírez Hernández representante de vinculación y cultura de Conapred y Gloria Pérez de la fundación arcoíris, en presencia además de Luis Armando González Placencia, rector de la institución.