¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Derechos Humanos

22 de abril: Día Mundial de la Madre Tierra en el contexto de Covid – 19, y en Tlaxcala

Por: Federico Luis Pöhls Fuentevilla.

En pleno camino hacia la conmemoración del Día Internacional de la Madre Tierra, el próximo 22 de abril, se anuncia el inminente paso del país, y de Tlaxcala por supuesto, a la fase 3 de la epidemia Covid – 19.

Y en este estado con más certeza todavía, toda vez que muchas personas siguen saliendo a las calles sin cuidado y hasta reuniéndose para fiestas y celebraciones en varias comunidades, a pesar de todas las indicaciones y recomendaciones gubernamentales y eclesiales que se nos ha dado para cuidarnos y quedarnos en casa si podemos. Aparte de las personas que se ven obligadas a salir para mantener su trabajo o su ingreso diario, al parecer a una buena parte de la población del estado de Tlaxcala sigue sin interesarle mucho la posibilidad de contagiarse y de contagiar a otras personas, aunque sean de su propia familia o de sus amistades… Desgraciadamente, como pasa en algunas ocasiones, estas personas harán caso sólo en el momento en que la vean cerquita, como suele decirse, sea enfermando ellas mismas, o alguna otra persona cercana. Es de desear que no sea demasiado tarde para todas y todos cuando por fin se decidan a tomar en serio el asunto.

El día internacional de la Madre Tierra, según lo definió la ONU en 2009, tiene su antecedente el siglo pasado, en 1968, cuando en los Estados Unidos se llevó a cabo un Simposio de Ecología Humana en el que varios científicos compartieron con estudiantes universitarios información sobre los efectos del deterioro ambiental sobre la salud humana. En ese mismo país, luego de muchas presiones y manifestaciones públicas, el gobierno creó la Agencia de Protección Ambiental, en 1970. Y ya en 1972, en Estocolmo, Suecia, se celebró la primera reunión Cumbre de la Tierra, con el objetivo de sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales. La segunda se llevó a cabo 20 años después en Río de Janeiro, Brasil, del 2 al 13 de junio de 1992. La tercera en Johannesburgo, Sudáfrica, del 23 de agosto al 5 de septiembre de 2002, y la última nuevamente en Río de Janeiro, en 2012, con el nombre de Conferencia de Desarrollo Sostenible Río + 20.

Ya iniciada la secuencia de estas reuniones cumbre, en 1992 se estableció la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que entró en vigor hasta 1994, y dio origen, como mecanismo de seguimiento, a la Conferencia de las Partes (COP, por sus siglas en inglés, y así referidas en general), como el órgano supremo de la Convención; es la autoridad máxima con capacidad de decisión, y está integrada por los países miembros que se reúnen cada año para tratar los asuntos relacionados al cambio climático como problema mundial. La primera COP se reunió en 1995, y la última, la COP 25 se llevó a cabo en España, apenas a finales de 2019.

A partir de estas reuniones es que se habla del Protocolo de Kioto (1997) y del Acuerdo de París (2015)  En el primero se estableció el compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global, y en el segundo se establecieron medidas más estrictas para la reducción de los gases de efecto invernadero “en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza”, principalmente, de acuerdo a la información publicada por la ONU, evitando el aumento de la temperatura mundial y aumentando la capacidad de los países para hacer frente a los efectos del cambio climático.

Con todo esto, y a pesar de todo esto, desde hace varios años es claro que, aunque las representaciones de los países en la ONU (México entre ellos, por supuesto) han firmado y ratificado todos los compromisos de las COP, no parece haber todavía la suficiente voluntad política para llevar adelante los acuerdos de manera contundente. Y esto tiene que ver, también, con tener claridad respecto a quiénes son verdaderamente los líderes mundiales, es decir, quiénes toman las decisiones fundamentales en el planeta: todo indica que no son las personas que detentan la representación política de los Estados en la ONU, sino las personas que son dueñas de la mayor parte de los recursos económicos en el mundo.

Oxfam International, en su informe publicado en enero de 2020, a la víspera del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, denunció que los 2,153 milmillonarios que hay en el mundo poseen más riqueza que 4,600 millones de personas. Y ya en 2018 había denunciado que, de esos milmillonarios, sólo 26 personas poseen la riqueza equivalente a lo que tienen 3,800 millones de personas. Y esos 26, quizá con algunos más, son, por la vía de los hechos, quienes toman las decisiones fundamentales en el mundo y quienes, todo lo indica hasta ahora, no tienen la voluntad de reducir sus ganancias en favor del planeta y la vida de las personas. Y por supuesto que México no es la excepción. De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), nuestro país encabeza la lista de naciones en América Latina donde hay mayor concentración de riqueza en pocas manos. Así, familias como Slim, Larrea y Bailleres, quizá con algunas otras, han sido ya por muchos años quienes influyen decididamente en la toma de decisiones en el país, condicionados a su vez por los intereses de las grandes corporaciones internacionales.

¿Y en Tlaxcala? Pues muy probablemente habrá quienes condicionen localmente las decisiones estatales, condicionados a su vez por los grandes millonarios nacionales y por las empresas que vienen a instalarse en el territorio. Al menos esto último lo deja ver con toda claridad el gobierno estatal cuando afirma que su misión es facilitar todo lo que sea necesario, todo, para que las empresas se instalen acá, sin importar quiénes son, qué producen, cómo lo producen, dónde y cómo descargan sus aguas residuales o arrojan sus emisiones a la atmósfera. Sin importar que las condiciones laborales y salariales se precaricen cada vez más, sin importar que las condiciones ambientales, de salud y de convivencia de la población se deterioren cada vez más. Sin importar para nada que ya desde el año 1972 se hayan mostrado los efectos que el deterioro ambiental tienen sobre la salud de las personas, y que en 2017 se haya mostrado cómo en Tlaxcala hay una relación directa entre la presencia de la industria, el vertimiento de contaminantes al ambiente y los daños a la salud de la población.

Y así nos aproximamos a la conmemoración del Día Mundial de la Madre Tierra y, parece que más rápido, a la fase 3 de Covid – 19:

  • De acuerdo a la Conabio, somos el estado con el mayor índice de transformación antropogénica y, por lo mismo, con el menor índice de capital natural en el país. Es decir que, por las malas prácticas de industrialización, urbanización y de inadecuada transformación de la agricultura de 50 años atrás a la fecha, perdimos ya el 80% de la cobertura vegetal natural y la capacidad de que el territorio sea sustentable por sí mismo.
  • De acuerdo a los datos que ofrece INEGI, lo hemos comentado ya, por esas mismas malas prácticas, se muestra que el deterioro genotóxico en la población es tal, que tan sólo entre 2002 y 2016, en la Cuenca Atoyac – Zahuapan murieron 26,422 personas de cáncer, 4,379 personas por enfermedad renal crónica (insuficiencia renal) y 906 personas por abortos espontáneos. Es decir que, en promedio, cada 4 horas muere una persona en la cuenca por alguna de estas tres causas. Y en el territorio que abarca esta cuenca en Tlaxcala vivimos bajo estas condiciones ambientales y de riesgo genotóxico, poco más de 900 mil personas, esto es, el 71% de la población del estado.

Bajo estas condiciones, no hay mucho que celebrar sobre la relación de Tlaxcala con la tierra, y tampoco podemos esperar un paso tranquilo de la epidemia de Covid – 19 por el estado. Quizá se mantengan los mismos porcentajes que en el resto del país en torno a las formas de manifestación y desarrollo de la enfermedad, pero es claro que las condiciones ambientales y de salud en que la estamos recibiendo no son las óptimas para que las personas salgamos muy bien libradas.

Pero, como lo dijimos hace un mes en este mismo espacio, afortunadamente no todo está perdido en Tlaxcala. A pesar del desinterés y las malas prácticas implementadas por los gobiernos desde hace ya varios sexenios, la población de diversos municipios se ha organizado desde hace también varios años para defender su territorio y volver a hacer de Tlaxcala un lugar donde se pueda vivir con dignidad. Si bien el ansia de crecimiento económico por parte del gobierno y el afán de riqueza a costa de lo que sea por parte de la industria son muy poderosos, han destruido todo y han provocado lo que ya comentamos arriba, las personas en las comunidades han sabido organizarse y resistir, formándose, capacitándose en muy diversos asuntos y emprendiendo acciones que van desde el ámbito local hasta el internacional para revertir el proceso de devastación socioambiental que vivimos en Tlaxcala: desde técnicas muy concretas que mejoran el uso del agua y la producción de energía en sus casas hasta el análisis territorial sobre las causas de todos estos problemas y la elaboración de propuestas técnicas y de política pública viables para transformar la situación.

Con estas personas, en esas comunidades, una vez que pasemos la contingencia sanitaria, festejaremos con mucho agradecimiento su vida y, a pesar de las condiciones que gobiernos e industrias nos han impuesto, por sus esfuerzos por hacer de esta tierra, y de Tlaxcala en ella, un lugar donde todas y todos podamos vivir con dignidad.

——–

1 Coordinador del Programa de Procesos Organizativos Comunitarios Socioambientales, del Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local.

2 Acuerdo de París, artículo 2.

3 Cfr.: https://unfccc.int/es/process-and-meetings/the-paris-agreement/que-es-el-acuerdo-de-paris

4 Cfr.: https://www.oxfam.org/es/notas-prensa/los-milmillonarios-del-mundo-poseen-mas-riqueza-que-4600-millones-de-personas, y https://www.eleconomista.com.mx/economia/La-riqueza-mundial-se-concentra-en-26-personas-y-la-pobreza-crece-alerta-la-Oxfam-20190123-0075.html

5 El informe se puede obtener en: https://www.cepal.org/es/publicaciones/44969-panorama-social-america-latina-2019

6 Cfr.: Recomendación 10/2017 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.
Click para comentar

Quizá te pueda interesar:

DESTACADO

México se ubica a 300 mil empleos perdidos para alcázar las cifras pronosticadas por Banxico Tlaxcala, Tlax. La pandemia por Covid-19 ha tenido un...

DESTACADO

Acxotla, Totolac. Leovardo es lustrador de zapatos de la comunidad de Acxotla del Río. Diariamente viaja a la capital tlaxcalteca a hacer este oficio....

Absurdo

La OMS Y OPS contradicen estudio e información de SESA en Tlaxcala. Tlaxcala, Tlax. La Secretaria de Salud en Tlaxcala reveló este miércoles 29...

DESTACADO

Diferentes Países y Estados han decidió suspender clases todo el año y apoyar con colegiaturas; en Tlaxcala ni colegiaturas ni suspensión definitiva. Tlaxcala, Tlax....