El SIDA no es una enfermedad que murió con Fredy Mercury

Tlaxcala, Tlax. A los 34 años de edad y en enero de 2017 a Carlos le diagnosticaron VIH. Los casos de contagio siguen desmitificando lo que la moralidad del siglo pasado relacionaba con la enfermedad. En 2017 más de 170 mil personas entre los 15 y 49 años viven con VIH en nuestro país, de estos, 850 casos se reportaron en Tlaxcala y más de la mitad son pacientes heterosexuales.

 

La mayoría de los jóvenes creen que el Sida no existe, que fue una enfermedad de los años ochenta que se erradicó o que murió con Fredy Mercury.

 

Sin embargo, en los últimos 30 años en Tlaxcala han muerto 739 personas por el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. El VIH es un retrovirus que afecta el sistema inmunitario que es la defensa de nuestro cuerpo frente a los microorganismos infecciosos.

 

“Por fortuna cuando fui detectado nunca tuve ninguna sintomatología y mi cantidad de células y defensa estaban todavía en un nivel aceptable, al grado de que si yo me llegaba a enfermar mi organismo aun podía curarse o con apoyo de un medicamento común tenía buena respuesta”.

 

Carlos tuvo relaciones sexuales sin protección y dice, enfático, que en el momento del diagnóstico lo que menos importó fue quién y en qué momento contrajo la enfermedad; al momento de salir del hospital la vida ya no estaba en el pasado sino que se imponía ahora en los modos de mantenerla hacia adelante.

 

“Llega un momento en el que ya no te preocupas tanto en quién o cómo fue que te contagiaron o te contagiaste, sino más bien en qué va a pasar de aquí en adelante. El cómo te contagias es un tanto incierto, el hecho de que tu tengas una vida sexual activa es parte; sin embargo, cuando esta vida sexual activa además es acompañada de situaciones en las que no has tenido cuidado en el uso de protección o preservativos, cualquiera de esas situaciones donde hubo ese descuido pudo haber sido el contagio”.

 

Carlos tuvo y tiene el apoyo de sus amigos que son como su familia en Tlaxcala. Aunque sus padres viven en Jalisco, a ellos les ha informado poco a poco, como tirando pequeñas gotas de aceptación.

 

Es un pequeño empresario que ahora sigue con rigurosidad las dosis de medicamentos controlados que al mes cuestan 20 mil pesos. Carlos aceptó la entrevista solo para advertir a los jóvenes sobre riesgos de contraer VIH. Hace un año a él lo diagnosticaron. Unas horas antes de hacerse la prueba la incertidumbre lo llevó a una iglesia; horas después, regresó con angustia por el vuelco que había tomado su vida y, aunque tuvo mucho miedo, se propuso seguir adelante.

 

“La gran mayoría de la gente se dice a sí mismo que no le va a pasar, incluso hay gente que llega a cuestionar que exista esta enfermedad. En mi caso antes del diagnóstico sabes de repente que existe siempre la situación de que, si eres sexualmente activo y no has tenido el suficiente cuidado, de entrada ya eres candidato, ya tienes el antecedente y estas entre un 50-50 de probabilidad”.

 

 

 

¿Después del diagnóstico cómo cambio tu vida?

 

“De inicio si fue una noticia muy fuerte, te hace poner una pausa en tu vida y pensar qué venías haciendo y qué vas a hacer, lo veo como una prueba de vida. Ya está y ¿ahora? Entré a la parte de regresar a las creencias, a creer que existe alguien más grande y más fuerte que tú, y que de repente te puso esta prueba que tienes que aceptarla y tienes que superarla. Después del diagnóstico dije, ya está, me pongo en tus manos y si es así, adelante. Me puse mal, sin embargo, regresé al mismo lugar para decir, ya estoy aquí, ya está, ahora nada más apóyame para seguir adelante, y creo que el hecho de haber creído en algo externo y superior es algo que te ayuda a salir sin necesariamente meterte en una religión en específico.

 

Tlaxcala está dentro de los cinco estados a nivel nacional por casos de detección tardía del VIH/SIDA. Datos del Consejo Nacional para la Prevención y Control del VIH y el Sida (Censida) refieren que casi el 50 por ciento de las personas con esta enfermedad no saben de su condición.

 

Para Carlos, la detección temprana del VIH fue importante para controlar la enfermedad. Sin embargo, acorde con las cifras, refiere que muchas personas dejan el tratamiento que otorga la Secretaría de Salud del Estado.

 

“Después del diagnóstico a mí me dio mucha ansiedad la parte de que no recibiera tratamiento y aunque fue a inicios de este año, el médico me decía que no me iban a dar el tratamiento enseguida porque, de entrada, iba a hacer los estudios de diagnóstico. La gran mayoría de los pacientes que acuden al diagnóstico se les da el tratamiento pero ellos no le dan continuidad, la gran mayoría no lo aceptan y prefieren seguir con su vida normal y lo abandonan. Sin embargo, hay gente que sí lo hacemos y lo necesitamos, si ya tuve esta etapa de no ser responsable y no lo fui, ahora es el momento de serlo”.

 

Según un último informe, el número de personas que viven con VIH en el mundo ha aumentado constantemente en la última década al pasar de 28 a 35 millones entre 2000 y 2015. Respecto a las muertes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que estas han disminuido. La clave está en la detección temprana y la aplicación de la terapia antiretroviral.

 

Carlos aceptó la entrevista con Escenario Tlaxcala venciendo los temores solo para decirnos, del mismo modo que Laura, la superviviente de la violencia feminicida, que la enfermedad existe y que es necesaria la protección.

 

“Al fin de cuentas todos nos vamos a morir, solo que o no lo sabemos o lo olvidamos; en nuestro caso, eso siempre está presente, puede pasar en cualquier momento, lo sabemos y vivimos con eso a diferencia de otras personas; yo lo he asumido. Le agradezco a mis amigos, sé quienes lo son de verdad y quienes no y se han alejado, uno lo asume con temor pero debe seguir adelante; a los jóvenes decirles que es necesario pensar qué hacemos y cómo, no estoy diciendo que se dejen de hacer cosas, solo que deben hacerse con mucha protección”.

 

Related Posts

Leave a comment

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial