Los afectos y el algoritmo. Columna invitada.

Escenario TlaxcalaDESTACADOLos afectos y el algoritmo. Columna invitada.
- Advertisement -

Un intento para codificar lo sensible

Sugerencia o recomendación. Solicitud de amistad, follow. Enviar/ Aceptar. Hola

Para empezar a desmenuzar este tema, prendo la computadora y me meto entre las cobijas en búsqueda de calidez, me acompaña una taza de té y mi gato. Spotify reproduce a Keith Jarrett, una recomendación que llegó en un link.

Este texto es un intento de organizar una serie de reflexiones y sentires sobre el reconocimiento de la experiencia digital y su impacto en la configuración de la subjetividad en la sociedad contemporánea, desde lo interpersonal hasta las prácticas democráticas.

Me entra una notificación y sonrío.  Inserta aquí el emoji que te identifica.

- Advertisement -

Corre una fake new.  Se eligió a Trump de presidente.  

Hiperconectividad y afecto

Googleo, luego existo. Según Wikipedia, el afecto se puede definir como una disposición o estado mental/corporal a menudo asociado con un sentimiento o tipo de amor. 

También te puede interesar

Pinocho: Ni Cinemex ni Cinépolis, no podremos verla en Tlaxcala 

Tlaxcala,Tlax.- Nuestro querido Guillermo del Toro, cuyo talento y olor a “jokeis” encanta a todo el país, trae un pleito. La empresa Cinemex no...

Después de un periodo de contingencia y la exigencia de habitar el espacio digital en los diferentes entornos académicos y profesionales, así como en las relaciones interpersonales; se ha potenciado la reflexión sobre nuestra interacción con lo no humano. En este caso, el uso de los artefactos tecnológicos como una prótesis relacional que nos dibuja como cyborgs afectivxs mientras exploramos los múltiples canales y lenguajes disponibles para interactuar y manifestar nuestros sentimientos. 

La condición posthumana a la que transitamos se determina a partir de la forma en la que nos relacionamos con la tecnología, en como tiene eco en nuestros espacios íntimos y/o públicos; permitiendo cuestionar y gestionar nuestra presencia electrónica y la relación con nuestras extremidades virtuales, como los dispositivos móviles. Jorge Palomar plantea que el celular es entonces una suerte de prótesis que altera la forma en la que nos conocemos a nosotrxs mismxs y nos conectamos con lxs otrxs. Ante la hibridación entre cuerpos, máquinas y emociones, se desdibujan las distancias entre naturaleza-tecnología y cuerpo-subjetividad.

Me gusta. Me encanta. Me importa. Me divierte. Me asombra. Me entristece. Me enoja. 

Es importante destacar que estas manifestaciones y apropiaciones afectivas desde la digitalidad no sólo suceden por parte de las juventudes, responde a una interacción entre personas de diferentes edades, géneros y orientaciones sexuales. 

La persecución del click

Seguramente después de la experiencia global de aislamiento e hiperconectividad, sí eligiéramos entre recibir “afecto digital” o no recibirlo, seguiríamos eligiendo ser rostros sonrientes y ruborizados frente a una pantalla. Cada posteo, reacción y comentario, se vuelven herramientas para la provocación de la interacción y el desarrollo del afecto. 

Las diversas plataformas han ido homologando la oferta de lenguajes a lxs usuarixs para comunicarse de manera más “efectiva”, no solo con el uso de la palabra escrita, también la aparición de mensajes de audio o video, el intercambio de memes, la imagen animada en formato .gif, y mis favoritos:  los stickers; todos artificios comunicativos que potencian nuestras narrativas. 

También te puede interesar

Trata de personas: Lorena dice que «gracias a Dios» no hay un solo caso en Tlaxcala

Tlaxcala, Tlax. Este día la gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuellar, dio una entrevista para el medio "El Heraldo de México" con Sergio Sarmiento y...

Muchas veces el “yo digital” que construimos a través de las redes sociales responde a un ejercicio constante de la proyección del deber ser o del deseo, comprendiendo el deseo como un juego de la representación de ese cuerpo ausente y atemporal, la existencia humana más allá del cuerpo vivo o presente, también en lo simbólico que éste encarna fuera de su materia. 

Eso sí, es importante prevenir la idealización de las diversas corporalidades y relatos al convertirse en una mimesis sazonada “de lo real”, tanto de la otredad como de nosotrxs mismxs en el reconocimiento público. 

Está de más decir que estos mecanismos de interacción digital  han permeado en cómo nos relacionamos en el aquí y ahora, dentro y fuera de las pantallas, nos termina atravesando el cuerpo, las emociones y el actuar. Una exploración constante a través del objeto, las emociones y las relaciones de poder en la digitalización de lo cotidiano.  

“El éxito de Tinder es indiscutible. Es una herramienta increíble. Tan increíble que los ingenieros de Tinder tienen ahora en sus manos un poder extraordinario, el de influir en la forma en que se conocen millones de personas, la forma en que se emparejan y se tejen los lazos. Solamente hoy, solo esta noche, mientras escribo estas líneas, hay unas ciento cuarenta mil citas made in Tinder en marcha.” Judith Duportail

Más allá de las reacciones emotivas que puedan provocar en la intimidad a una persona un mensaje de Whatsapp, un stalkeo, un me encanta, o un dejar en visto,  al levantar la mirada del scroll “dopáminico” es posible reconocer el entramado tecnocultural a la hora de modelar la opinión y el deseo público, teniendo una repercusión sí en las prácticas relacionales pero también democráticas y de gobernabilidad.  

Emociones en máquinas

Según Ahmed Banafa, experto en inteligencia artificial, la computación afectiva es el estudio y el desarrollo de sistemas y dispositivos que pueden reconocer, interpretar, procesar y estimular las emociones humanas.

Al final de cuentas las emociones nos componen, conducen y nos impulsan a tomar acciones. Bajo esa premisa, la computación afectiva desarrolla una serie de estímulos para comprender la experiencia del usuarix en la búsqueda de una simulación de la empatía. A partir de una serie de interpretaciones del estado emocional de las personas, la máquina codifica, adapta y perfecciona su comportamiento frente a lxs usuarixs, deduciendo la respuesta que corresponda según a la emoción en la que transiten,

Si bien se proyecta una investigación profunda para hacer uso de la computación afectiva en el mejoramiento de las experiencias de aprendizaje, el uso de datos personales para la construcción del “yo digital” nos coloca en un espacio radiográfico del yo y de la capacidad del pensamiento autónomo en el consumo digital.  

El arraigo del amor romántico y la preocupación de la sociedad moderna por la búsqueda de la felicidad, son formas en cómo el capitalismo adopta un carácter utópico de la vida íntima en  los modelos de producción desde la “libertad personal”, sintetizando toda experiencia y acción al individualismo, erosionando la emoción y el sentido del bien común. 

Estas interpretaciones sobre nuestro estar en el mundo crean nuevas posibilidades de interrelación, de intersubjetividad, e inauguran nuevas cuestionantes en la relación entre consumo, capitalismo y emociones.

Suena una notificación.

¿Cuáles son tus prácticas digitales en la manifestación y recepción del afecto?

- Advertisement -

Únete a la comunidad

spot_img

Lo más reciente

Lo más popular

1

Cultura Federal respalda y reconoce éxito de iniciativa de donación de libros en Zacatelco

Fueron 240 ejemplares los que se recaudaron para la Biblioteca Nicanor SerranoZacatelco, Tlax. Concluyó con gran éxito la campaña de donación de libros en...

2

Saca en línea la cita en SECTE para tu licencia de conducir, aquí

A partir del miércoles 19 de agosto se abre atención en estos módulos con citas en línea para tramitar tu licencia.Tlaxcala, Tlax. A partir...

3

7 datos interesantes de Cacomixtle “el mamífero mitad gato” que habita en Tlaxcala

Tlaxcala es un estado rico en cultura, tradiciones, historia, flora, fauna y buena comida, por lo que en esta ocasión te traemos 7 datos...

Quizá te interese