Tlaxcala, Tlax. A casi un mes de la colocación de una malla anti migrantes en la colonia ferrocarrilera (Colfer), en Apizaco, Tlaxcala, mínimos han sido los logros del albergue “La Sagrada Familia”, pues la disposición al diálogo entre autoridades y miembros de la comunidad ha sido limitada.

Al respecto, el coordinador del refugio, Sergio Luna Cuatlapantzi, detalló que un primer diálogo se llevó a cabo el pasado 4 de julio en presencia de ciudadanos apizaquences, del quinto regidor y dirección de gobernación del ayuntamiento, así como se contó con la presencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Relató el activista, los vecinos manifestaron su preocupación con relación a la seguridad, así como algunos de ellos (de 4 a 5 personas), reportaron haber sido víctimas de actos delictivos, sin embargo, solo una de ellas procedió con su denuncia penal por agresión cometida por parte de un migrante.

Luna Cuatlapantzi insistió que más que hechos delictivos persiste la estigmatización contra migrantes pues, hasta el momento, las autoridades dirigidas por Julio César Hernández Mejía, no han compartido información estadística sobre personas remitidas al ministerio público por actos delictivos y que sean originarios de otros estados o países, por lo que indicó que esperarán los informes vía transparencia.

Indicó que parte de los avances de esta reunión es que hubo compromiso del albergue por colaborar con acciones para contribuir con la seguridad, así como “La Sagrada Familia” ya cuenta con una copia de la llave de acceso desde la privada al refugio.

Otro cambio, es que se ha dialogado con los migrantes a quienes se les solicita eviten permanecer durante mucho tiempo en la zona donde se encuentra la malla (la tercera privada) para evitar inconformar a los habitantes, así como conserven un comportamiento adecuado.

A esto, Sergio Luna sumó que la dinámica de los migrantes no ha cambiado, y pese a que la apertura de la malla tiene ciertos horarios, tampoco se ha modificado el esquema de trabajo ni ha minimizado el arribo de migrantes al refugio, empero, estos permanecen durante menos tiempo en calles aledañas al refugio.

Consideró que el proceso para remover la malla anti migrantes será largo ya que al haber sido solicitado por la comunidad esto hace legítima la acción pública de las autoridades, en contraparte aseguró que continuarán con las acciones necesarias de diálogo para revertir este acuerdo entre ciudadanos y autoridades.