Apizaco, Tlax. A manera de ultimátum, diversas organizaciones de la sociedad civil han emitido un mensaje dirigido al presidente del municipio de Apizaco, Julio César Hernández Mejía, en contra de la malla ciclónica que limita el paso de migrantes de “La Bestia” hacia la colonia Ferrocarrilera y al albergue “La Sagrada Familia”.

En dicho mensaje, solicitan al ayuntamiento apizaquence que respete las acciones de la asociación civil del albergue y a no reproducir el trato que el gobierno estadounidense da a migrantes tlaxcaltecas, así como recomiendan al alcalde y sus funcionarios soliciten asesoría y capacitación en acciones que puedan emprender con un enfoque en derechos humanos.

Dicho mensaje también fue dirigido a la comunidad para que reconozcan el trabajo que hace La Sagrada Familia a favor de la comunidad migrante que, durante su trayecto sufre vejaciones, discriminación, abusos, extorsión, entre otros peligros a los que se enfrentan.

Ya se cumplieron más de dos meses desde la colocación de esta estructura y al parecer las autoridades municipales permanecen reacias a mantenerla en el lugar pese a que no se ha demostrado que sean los migrantes quienes cometen la mayoría de los hechos delictivos que ocurren en la ciudad rielera.

De ahí que las organizaciones solicitaron que no se dificulte la labor del refugio y sean garantizados los derechos humanos de los migrantes correspondiendo a su obligación institucional y ciudadana, así como se deje de criminalizar y estigmatizar a quienes han abandonado su lugar de origen en búsqueda de mayores oportunidades.

Así, Luz María Martell Ruiz, miembro de la Red Internacional de Migración y Desarrollo, como la organización Desarrollo PsicoCultural Tlaxcala (DepsiTlax), y Mujeres con Poder, se han sumado al llamado dirigido tanto al quinto regidor del municipio de Apizaco, Carlos Hernández Castillo, como al munícipe, Julio César Hernández Mejía.