Tlaxcala, Tlax. Tlaxcala cuenta con una de las mujeres más representativas de México Victoria Dorantes Sosa, misma que estuvo presente en los libros de texto gratuito de las primarias a partir de 1961 y que este viernes 5 de julio el ayuntamiento de Tetla busco ante el congreso, sea reconocida como originaria de dicho municipio y no de Tlaxco donde a la fecha es considerada como originaria.

Derivado de una investigación realizada por el ayuntamiento de Santiago Tetla a través de la cronista municipal, confirman con documentos oficiales el origen de Victoria Dorantes Sosa, afirmando que la musa no nació en el municipio de Tlaxco como a la fecha se conoce sino en el ayuntamiento de Tetla un 22 de diciembre de 1992, en la hacienda de Coaxamalucan.

Los documentos de los que aseguran tiene la información fidedigna acerca del origen de la musa se encuentran en el Registro Civil del ayuntamiento de Tetla, asegurando que en el municipio de Tlaxco “no tiene un sustento documental acerca de Victoria”.

La obra de Victoria Dorantes fue realizada por el pintor Jorge González Camarena, en la que busco en palabras del mismo “retratar a mexico2 la famosa pintura de la mujer muestra su rostro de piel morena, con un luminoso vestido, mostrando una gallardía en su porte y con la mirada puesta en el horizonte, enarbolando la bandera nacional.

Entre los documentos que se presentan como documentos oficiales para que sea reconocida se encuentran una fe de bautismo y una acta de nacimiento, mismas que afirman el origen de la musa en Tetla y que al parecer vivió la mayor parte de su infancia en Tlaxco.

Tlaxco por su parte afirma que sus orígenes se encuentran en su municipio al grado de que el municipio tiene en su plaza principal una estatua en su honor.

La pintura que lleva por nombre “la encarnación de la Patria” no fue la única donde aparece la mujer tlaxcalteca, ya que también se ve plasmado su rostro en pinturas como “La pareja” (1964), en la que aparece encarnando a la Malinche, al igual que se encuentra en la “Las razas y la cultura” (1964), exhibida en el Museo Nacional de Antropología y en la obra de “Presencia de América Latina” (1965), un mural de 250 metros cuadrados realizado en la Casa del Arte de la Universidad de Concepción, en Chile.