Santa Cruz Quilehtla, Tlaxcala. Además que el municipio reprobara el ejercicio fiscal de 2017, la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso, Quilehtla, señaló que hay indicios para apuntar que la gestión de Óscar Pérez cometió un probable daño patrimonial del 17.7 por ciento respecto del presupuesto devenegado, es decir, el reconocimiento de pago por la prestación de servicios, por ejemplo.

Luego que la Comisión recibiera el Informe de Resultados de la Revisión y Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del Municipio de Santa Cruz Quilehtla, se concluyó que: el gobierno municipal tuvo ingresos por 38 millones 789 mil 254.48 pesos pero gastó 40 millones, 535 mil 605.35 pesos.

Las irregularidades no terminan ahí, la cuenta pública del municipio registró sobregiros, el mayor asciende a 12 millones, 458 mil 802.64 pesos  por concepto de inversión pública, el Congreso rectificó que este ente, a pesar de haber gastado menos en otros conceptos, no modificó su presupuesto.

El expediente CFFMR02/2017/2018 de la Comisión, advierte que en 2017, Quilehtla tuvo un déficit de 1 millón 746 mil 350.87 pesos, este mismo texto informó que la entidad no presentó documentos que resolvieran las observaciones la Comisión.

La Comisión también reprobó a los municipios de Santa Apolonia Teacalco, Hueyotlipan, Ixtacuixtla y Huamantla LINK http://escenariotlx.com/reprueban-cinco-municipios-el-ejercicio-fiscal-2017/, este último municipio ocupa el lugar número 2 en el porcentaje de presunto daño patrimonial con respecto al presupuesto devengado.

La gestión de Jorge Sánches Jasso al frente del Ayuntamiento de Huamantla, ha sido señalada como presunta responsable de daño patrimonial del 14.61 por ciento, no sólo eso, sino que se coloca como el municipio que más observaciones tiene en materia de obra pública Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal (FORTALECE).

En tercer lugar se encuentra Ixtacuixtla, pues el posible daño patrimonial del respecto del presupuesto devengado es igual al 14.2 por ciento, hay una presunción fundada de desvío de recursos públicos en este municipio, el cual, presentó sobregiros en los conceptos de servicios personales y generales, transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas, entre otros.

Además que gastó de más en algunos aspectos pero no cambió su presupuesto. Aunado a lo anterior, el municipio mintió diciendo que contaba con un superávit de 21 millones, 171 mil 735 pesos con 4 centavos, mientras que en realidad, era de 3 millones, 293 mil 694 pesos con 47 centavos.

El cuarto lugar lo ocupa Santa Apolonia Teacalco donde se cometió un posible daño patrimonial del 7.6 por ciento con respecto del presupuesto devengado del 2017, en esta demarcación, se registraron sobregiros, los cuales no fueron acompañados de modificación presupuestal, también, se determinó que el superávit reportado por el municipio no coincide con el real.

El último lugar corresponde a Hueyotlipan, pues su posible daño patrimonial equivale al 5.4 por ciento respecto del presupuesto devengado, el gobierno gastó de más en contribución de mejoras y es responsable de ejecutar sobregiros en conceptos como servicios generales. Al igual que el anterior municipio, el superávit que la entidad reportó no es el correcto.

De acuerdo con los reportes de la Comisión, todos los anteriores municipios cometieron una violación al artículo 42 de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, así como el 271, fracción V del Código Financiero para el Estado de Tlaxcala y sus Municipios.