¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Cultura

Las antiguas fábricas textiles de Tlaxcala del siglo XIX

textiles-fábricas-historia-Tlaxcala-siglo XIX-Tradición-Historia

En un análisis, realizado años atrás, sobre los pueblos y las haciendas de Tlaxcala reportados en documentos y mapas de fines del siglo XIX, para entender cómo estaba distribuida la población tlaxcalteca durante el Porfiriato, me permitió definir dos bloques muy importantes. Una parte del Estado, por el grado de concentración poblacional le denominé región Central, y el resto, por su bajo número de habitantes, se le llamé región Periférica. Mas lo demográfico no fue lo determinante para dividir así a Tlaxcala:

1.- En esta región Central, desde épocas remotas concentró el mayor número de localidades, y abarcó desde la población de San Francisco Atexcatzinco como punto más septentrional, descendiendo por el lado oriental hacia el sur hasta el pueblo de San José Teacalco, mientras que por el lado occidental descenderá diagonalmente hasta Villalta; y tomando estos dos últimos puntos, para partir hacia el sur hasta San Pablo del Monte

2.- Esta región Central agrupó la mayor concentración demográfica de Tlaxcala a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Sus habitantes se dedicaron a las más variadas ocupaciones laborales, desde peones acasillados, arrendatarios, aparceros, hacendados y administradores, hasta profesores, sacerdotes, médicos, obreros, artesanos, burócratas, trabajadores ferrocarrileros, empresarios, entre muchos más. Aparte de las labores de campo, también se desarrolló una industria, muy incipiente, básicamente destinada a la producción textil, y en los pueblos pudo conseguir mano de obra barata.

3.- El contar con los principales afluentes fluviales (Atoyac y Zahuapan) del Estado, la zona Central gozó de recursos hidráulicos para la agricultura y de cierta forma impulsó un proceso de construcción de fábricas, pues en un primer momento fungieron como generadores de energías para la naciente industria textil.

4.- Por ende, la región Central también se distinguió por su cercanía con la zona más poblada del Estado de Puebla, a la que económicamente estaba ligada desde el periodo colonial.

5.- En contraste, la región Periférica, por su escasa población y por su exiguo aprovechamiento de corrientes fluviales, no se integró a la industria, más bien sus actividades socioeconómicas giraron en torno a la agricultura y la ganadería.

Denotadas estas diferencias, se establece que las condiciones de la zona Central eran las más propicias para que en el Porfiriato surgiera una vigorosa vena industrial que se orientó esencialmente al ramo textil. Además era un atractivo mercado muy importante para dirigir sus productos y fue una fuente para conseguir mano de obra barata. No se niega la posibilidad de que la región Periférica haya podido adquirir tales mercancías para su uso, sin embargo, dicha zona no era tan llamativa a la hora de establecer un fluido mercado debido a la débil densidad de población.

El uso de los recursos hidráulicos animó –aunque no de manera tajante- el establecimiento de estas industrias, los afluentes del río Zahuapan y de otros hilos de agua menores proveyeron de energía para las fábricas textileras, dando un paso muy valioso en el proceso de modernización tan anhelado en el México porfiriano. Según Irma Portos (1992: 22) “La energía hidráulica y el vapor usados en México tradicionalmente, fueron sustituidos por la hidroeléctrica sobre todo por las grandes empresas, las que se instalaron en lugares que contaban con abundante agua […]”.

El gobierno estatal también hizo su aportación para el desarrollo industrial, al conceder a las fábricas textileras la exención temporal de impuestos por órdenes del gobernador Próspero Cahuantzi (Rendón Garcini, 1996: 90).

Ahora bien ¿De dónde se obtenía la materia prima para alimentar esta industria textil? Tlaxcala no es un estado con clima benigno para la producción algodonera, pero esta hizo acto de presencia gracias al poderoso caballo de acero que durante los gobiernos de Lerdo de Tejada, Díaz y González surcó los suelos mexicanos con gran ímpetu y a la vez se convirtió en símbolo del progreso: el ferrocarril. Antes de 1890 el algodón provenía de Estados Unidos.  No obstante, empresarios agricultores no tardaron en entender la importancia de este producto, y de Veracruz, de Morelos y de La Laguna, el algodón llegó a Tlaxcala, gracias al tren. Por tanto, la zona Puebla-Tlaxcala se convirtió en consumidora predilecta de los cultivadores.

Así pues, tomando estos factores: exenciones de impuestos, el paso de corrientes fluviales, cercanía a importantes núcleos poblacionales, el contacto con vías férreas, y tener a un lado ciudades como Puebla y Apizaco para comerciar o transportar sus mercancías y materias primas, las fábricas construidas en Tlaxcala contaron con las condiciones idóneas para prosperar.

En suma, se erigieron once fábricas textiles, ubicadas en tres sectores del Estado de Tlaxcala.

1.- En el primer grupo, cinco fábricas se ubicaron cerca de la ciudad de Apizaco: San Manuel (1876) y La Trinidad (1880), en el municipio de Santa Cruz Tlaxcala; La Estrella (1876) y Santa Elena (1888), en el municipio de Amaxac de Guerrero; y en el municipio de Apizaco la fábrica de San Luis Apizaquito (1899). Las factorías de esta zona se beneficiaron con la cercanía de la estación del tren Mexicano que comunicaba México con Veracruz y gozaron de las aguas del Zahuapan como impulsor de sus máquinas.

2.- El otro grupo se situó en el municipio de Chiautempan, con dos fábricas: La Xicohténcatl, edificada en 1894 y La Providencia fundada en 1901, generalmente inclinadas a los textiles de tipo lanero, fueron las más recientes en comparación a las de Apizaco y Papalotla; y a priori sugiero que, dado a no estar situadas en las cercanías de algún río, posiblemente tuvieron una tecnología moderna impulsada con electricidad.

3.- El último grupo eran cuatro fábricas establecidas en el municipio de Papalotla de Xicohténcatl. La más antigua de este grupo se fundó antes del ascenso de Porfirio Díaz al poder, su nombre: El Valor, inaugurada en 1864. Posteriormente, se establecieron en 1881 La Josefina, en 1884 La Tlaxcalteca y La Alsacia más o menos en 1887. Estas estaban cercanas a estaciones de ferrocarril y de la ciudad de Puebla, aunque alejadas a hilos de agua.

Esta fue la primera etapa de industrialización en el Estado de Tlaxcala, y sus productos llegaron a trascender más allá del mercado local. Las manufacturas textiles de La Trinidad (Santibañez, 1986: 162) o El Valor (González Navarro, 1970: 188) fueron vendidas en otros estados de la República gracias al ferrocarril.

Si bien, las fábricas dieron empleo a cientos de tlaxcaltecas, las condiciones de trabajo no siempre fueron fáciles. Hay que entender esto, en este tiempo los derechos laborales no eran comprendidos como actualmente se hace; no obstante sus obreros se contagiaron de la efervescencia que cundía en la fábrica de Río Blanco (Veracruz), pero, eso es otra historia.

Miembro de la Sociedad de Historia, Educación y Cultura de Tlaxcala

Twitter: @EdilbertoMendi5

Facebook: www.facebook.com/edilberto.mendietagarcia

Correo electrónico:edilbertomendieta@gmail.com

Bibliografía.

González Navarro, Moisés, Las huelgas textiles en el Porfiriato, Puebla, Editorial José M. Cajica, 1970, (Biblioteca Cajica de Cultura Universal, 69), 404 pp.

Gutiérrez Álvarez, Coralia, Experiencias contratadas. Industrialización y conflictos en los textiles del centro-oriente de México, 1884-1917, México, El Colegio de México-Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades-BUAP, 2000, pp. 13-220.

______________, “Organización y control de los trabajadores en la industria textil: El sistema social de la fábrica en el Altiplano Puebla-Tlaxcala, 1892-1914”, en Romana Falcón y Raymond Buve [comp.], Don Porfirio presidente… nunca omnipotente. Hallazgos, reflexiones y debates. 1876-1991, México, UIA-Departamento de Historia, 1998, pp. 297-309.

Portos, Irma, Pasado y presente de la industria textil en México (Prologómenos del Tratado de Libre Comercio), México, INAM-IIE-Editorial Nuestro Tiempo, 1992, pp. 17-35.

Ramírez Rancaño, Mario, Burguesía textil y política en la revolución mexicana, México, UNAM-IIS, 1987, pp. 7-30.

Rendón Garcini, Ricardo, Breve historia de Tlaxcala, México, Fondo de Cultura Económica-El Colegio de México, 1996.

_____________, El Prosperato. Tlaxcala de 1885-1911, México, Siglo XXI Editores-Universidad Iberoamericana, 1993, 274 pp.

Salvucci, Richard J., Textiles y capitalismo en México. Una historia económica de los obrajes 1539-1840, traducción de Juan José Utrilla, México, Alianza Editorial, 1992.

Santibáñez Tijerina, Blanca Esthela, “La Trinidad: Albores de una empresa textil en el porfiriato, 1888-1910”, en Historia y sociedad en Tlaxcala. Memorias del Primer Simposio Internacional de Investigaciones Socio-Históricas sobre Tlaxcala. Octubre 1985, México, Gobierno del Estado de Tlaxcala-Instituto Tlaxcalteca de la Cultura-Universidad Autónoma de Tlaxcala-Universidad Iberoamericana, 1986, pp. 158-165.

_______________, “Los pioneros de la industria textil en Tlaxcala durante el porfiriato”, en Historia y sociedad en Tlaxcala. Memorias del Cuarto y Quinto Simposios Internacionales de Investigaciones Socio-Históricas sobre Tlaxcala. Octubre de 1988 Octubre de 1989, México, Gobierno del Estado de Tlaxcala-Instituto Tlaxcalteca de la Cultura-Universidad Autónoma de Tlaxcala-Universidad Iberoamericana, 1991, pp. 93-99. Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Quizá te pueda interesar:

Cultura

Huamantla, Tlax. El códice de Huamantla es una pieza histórico-cartográfico de formato grande; mide aproximadamente 8,50 X 1,90 metros y está pintado sobre pedazos...

Cultura

Nativitas es maravilloso por su mercado, por sus atractivos turísticos, por su historia. Nativitas es encantador, con su gente amable y su clima templado....

Cultura

Los hallazgos encontrados en las excavaciones en la zona arqueológica de Xochitécatl-Cacaxtla, Tlaxcala; han ayudado a fechar con mayor exactitud los comienzos de la...

DESTACADO

Tlaxcala. Un 23 de marzo de 1994 fue asesinado Luis Donaldo Colosio; candidato del PRI a la Presidencia de México. Para comenzar, tras su...