¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Derechos Humanos

Lorena Jiménez y su historia con la migración

historia de migración-La Magdalena Tlaltelulco-México-Tlaxcala

La Magdalena Tlaltelulco, Tlax. Lorena Jiménez tiene 40 años y es originaria de La Magdalena Tlaltelulco. Ella como muchos, tiene una historia de migración. Hace aproximadamente 10 años su esposo se fue a Estados Unidos ya que en Tlaxcala percibía un salario bajo.

“No digo que no nos alcanzaba pero para hacer una casa e independizarnos sí hacía falta un salario más elevado”. Señaló que cuando alguien decide cruzar de manera ilegal no mide los riesgos hasta que los tiene muy cerca, por lo que toda historia de migración es difícil.

“Arriesgas la vida, te pones a pensar por qué estás aquí y bien o mal aquí se lleva un vida de privaciones pero ahí vamos. Arriesgarse allá es una tontería que a veces no vale la pena. Pero es tanto la necesidad que no importa”.

Fue así como su esposo comenzó a mandarle dinero, el cual Lorena usaba para cubrir los gastos de su hija. “Trataba de distribuir el dinero para que me alcanzara, para realizar lo que ya teníamos acordado”.

Afirmó que lo más difícil para un familiar que se queda es la soledad y en su caso, cambiar el ideal de vida en pareja. “Cuando te casas no piensas en tomar algún día una decisión así de drástica. Son situaciones muy complicadas y hasta cierto punto muy dolorosas. Porque te separas de la persona que es tu compañero de vida y es una situación fuerte”.

Unos años después Lorena alcanzó a su esposo. Lograron que su hija ingresara a la escuela. Él le consiguió trabajo inmediatamente en una fábrica de preparación de comida rápida para centros comerciales. Algo que le ayudó mucho durante su estancia de cinco años fue el compañerismo que existe entre los mexicanos migrantes.

Al recordar cómo fue el camino dónde inició su historia de migración, comentó que es “el coyote” quien desde Tlaxcala la llevó junto con unos primos suyos. “De la central de México mi primo compró los boletos de avión que ya que había pedido “el coyote”. Partimos para Sonora y ahí había una red en donde nos estaban esperando tres personas para atravesar la frontera. La verdad el viaje fue cansado y agotador. Pasamos por el cerro y caminábamos mucho, unos muchachos me ayudaron a cargar a mi hija”.

Lorena cree que la vida allá es desechable. “Todo lo que usas y consumes es desechable. Si ya no te gusta lo tiras a la basura y compras algo nuevo. Ya no me gustaba esa vida, estaba muy cansada por las horas de trabajo largas no veía yo la luz del día, yo salía oscuro y regresaba oscuro casi siempre”.

Fue así como 5 años después decidieron regresar a Tlaxcala.  “Te hartas de llevar esa vida, te entran sentimientos encontrados. No se me hacía justo, me harté del trabajo diario y me puse a pensar que estaba en un país que no es mío, no es mi gente, no es mi cultura, qué hago acá”.

Tras regresar; su esposo, su hija, su bebé que tuvo allá y ella, otra vez comenzaron una nueva vida. Con el dinero que ahorraron construyeron su casa y continuaron trabajando. Poco a poco realizaron ese sueño por el que tuvieron que sufrir, cansarse y vivir en un contexto ajeno al suyo.

El esposo de Lorena murió al poco tiempo de regresar y ahora ella se hace cargo de su familia. Sin embargo cree que esos años la hicieron cambiar. “Fue padre porque conocí y conviví. La hermandad que hay como mexicanos ayuda mucho. Conoces personas de muchos lugares y haces amistad con gente no virtual sino en persona. Conocí gente muy agradable”.

Para ella, la migración significa dos cosas muy importantes; tener la posibilidad de conocer otra cultura totalmente distinta, ya que nunca había viajado a otro país, así como los riesgos de ir de manera ilegal.

“Yo diría que los que vayan, mejor con un permiso. Porque arriesgar la vida no se me hace justo, a mí me gustaría que hubiera un pasaporte donde nos permitieran ir a trabajar para no arriesgar la vida”.

*Este texto fue originalmente publicado por el Colectivo por una Migración sin Fronteras.


Te puede interesar: No Cruzamos La Frontera Para Que Una Enfermedad Nos Acabe: Juan Carlos, Migrante Tlaxcalteca

Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.
Written By

Quizá te pueda interesar:

Derechos Humanos

Tlaxcala, Tlax. Con la promesa de supuestos créditos inmediatos ante las necesidades sociales de los ciudadanos, empresa financiera realiza fraudes con contratos instantáneos. Se...

DESTACADO

Luis René Mendoza Samperio. Historiador. Columna invitada Ayer en Tlaxcala se celebró la decisión de incluir al Conjunto conventual franciscano y catedralicio de nuestra...

Colectivo por una Migración Sin Fronteras

Hablemos de la decisión de migrar que conlleva una serie de negociaciones y re-ajustes familiares, que produce a su vez, re-ajustes internos (subjetivos). La...

Cultura

Hueyotlipan, Tlax. Hasta el 23 de julio se realizará en Tlaxcala la primera Muestra Internacional de Cine Hueyotlipan (MIC HUEYO). Ya puedes disfrutar en...