toiletmix.com
¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

DESTACADO

Violencia vicaria, otro lado oscuro del machismo. Lee un caso de Tlaxcala

CDHUT AC-Tlaxcala-Centro de Estudios y Desarrollo Humanista-violencia vicaria
Foto: El Sol de México

Cuando el objetivo es generar el mayor daño posible a una mujer y se expresa en la gran mayoría de los casos, contra sus hijos e hijas, o contra las personas a las que la mujer más ama, estamos hablando de la violencia vicaria.

De acuerdo con la psicóloga y especialista en violencia e infancia, Sonia Vaccaro, la “violencia vicaria” se define como:

Aquella violencia que se ejerce sobre los menores (violencia secundaria), para hacerle daño a la mujer (víctima principal). Es decir, en este caso el agresor lo que pretende es causarle el daño más extremo a la mujer (para tener la seguridad de que no se va a recuperar); y va a infligir dicho daño mediante las o los hijos.

Las infancias son utilizadas como instrumento de violencia y dominio sobre la mujer. Según Sonia Vaccaro, hay signos que permiten identificar la violencia vicaria; por mencionar algunos:

  • Cuando los hijos y/o hijas vuelven a casa de la madre con prendas rotas tras las visitas o las custodias compartidas con el padre.
  • Al interrumpir tratamientos médicos durante el periodo de estancia con el maltratador.
  • Cuando éste habla mal de la madre delante de los hijos o hija, permite que otros lo hagan en su presencia o utiliza a los hijos o hijas para que la insulten.

En el estado de Tlaxcala, como en otros estados, no hay un reconocimiento legal de la violencia vicaria; sin embargo, no significa que no exista. La violencia vicaria puede incluso llegar a causar la muerte, utilizando recursos de particular crueldad (feminicidio vinculado). El objetivo es el control y el dominio sobre la mujer, en un alarde máximo de posesión; una relación de poder que se sustenta en la desigualdad.

¿Eres mamá? ¿Necesitas acompañamiento? Da clic aquí

Un ejemplo de violencia vicaria en Tlaxcala

En un acompañamiento jurídico estratégico desde la perspectiva de género, a través del Centro de Estudios y Desarrollo Humanista de Tlaxcala, en el año 2019, una mujer víctima de diversas violencias en el ámbito familiar por parte de su esposo, acudió a denunciarlo ante el ministerio público por violencia familiar.

Allí iniciaron las múltiples violaciones a sus derechos humanos. Dicha denuncia se radicó por lesiones, no por violencia familiar – en muchos asuntos sucede lamentablemente -. Inmediatamente, el violentador acudió al juzgado familiar a presentar demanda de custodio definitiva, con argumentos machistas, diciendo que: No era “buena madre”, porque desatendía sus “obligaciones”, incluso las “obligaciones de esposa”.

Además de mencionar argumentos donde se victimizaba y suplicaba al juez de lo familiar por sus hijos, ya que de no otorgarle la custodia corrían grave peligro, por estar con una madre irresponsable y violenta. Manifestando que él siempre había sido responsable, tanto que los alimentos los proporcionaba en tiempo a través de la hermana de la madre de sus hijos (lo cual nunca comprobó), ya que era muy peligroso acercarse directamente a su esposa. Motivo que lo llevó a levantar un acta ante el ministerio público por violencia familiar hacia él y sus hijos. Por supuesto, la justicia machista le creyó, a diferencia de la mujer víctima de múltiples violencias.

Año 2020, después de varias carpetas de investigación ante el ministerio público, demandas en la vía familiar y órdenes de protección, el padre de los hijos, los sustrae del domicilio de la madre y los empieza a llevar con una psicóloga en otro estado. Cuentan los hijos que los llevaba para aprender a mentirle a su madre y al juez, privándolos de las visitas con su madre (incomunicados).

Él enviaba mensajes a través de familiares y  amistades de la madre, y mensajes de texto diciéndole: “Estás loca”, “te di donde más te duele” “si no regresas conmigo, no te regreso a tus hijos”. Al final, se involucraron muchas personas, pero ninguna a favor de la madre. Hubo muchas personas cómplices, y hay quienes niegan la violencia machista y justifican la opresión sexista que sufren las mujeres.

En ese mismo año, a través del litigio estratégico con perspectiva de género, la madre tuvo a sus hijos de regreso y a tiempo; sin embargo, los hijos estaban desnutridos, con enfermedades en la piel y trastornos psicológicos.

Los procedimientos siguen abiertos en contra del violentado para reparar el daño a la víctima y sus hijos. El violentador era policía.

Usar como instrumento u objeto a las personas para hacer daño a las mujeres, es el lado oscuro de la violencia machista. La violencia vicaria no es nueva, sino que responde a patrones estructurales y se explica por una sociedad que aún responde a parámetros patriarcales. Recordemos que también vivimos en una sociedad adultocentrista, en la que las infancias son invisibilizadas y víctimas de múltiples violencias. ¡Es la violencia machista que no queremos ver!


Te puede interesar: Violencia Política Por Ser Mujer: Eliuth Ganó Demanda Contra Chiautempan Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Quizá te pueda interesar:

Derechos Humanos

Tlaxcala, Tlax. Galdina Rosalva Ortiz Jiménez es ingeniera agrónoma y nos contó de algunas de las complicaciones y obstáculos que tuvo que enfrentar por...

Derechos Humanos

A medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil organizada, académicas, feministas, mujeres y madres tlaxcaltecas y sociedad en general. Tlaxcala. El 10 de...

DESTACADO

Es muy indignante observar que a diario aparecen en las redes sociales el rostro de una niña o mujer que al salir de su...

DESTACADO

A sus familiares les han dicho en la PGJE que no les pueden dar nada de información «para no estropear» su investigación.  Tlaxcala, Tlax....

tranyraw.com