¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Cultura

¿En qué momento y por qué Tlaxcala participa tarde en la Independencia?

Independencia-México-Tlaxcala
Tlaxcaltecas originarios de Zacalteca en el tiempo de la Independencia de México. Foto: Elpidio Morales

Tlaxcala, Tlax. La independencia en Tlaxcala no puede asumirse como un hecho aislado, o bien como un suceso iniciado en 1810 sin considerar algunos precedentes importantes. Si bien es cierto, la provincia de Tlaxcala se mantuvo ajena al movimiento desde su inicio; pese a que hubo algunas confrontaciones y ciertos personajes engrosaron las filas de la insurgencia. Pero se podríamos decir que se trató más bien de un levantamiento popular. No seguía un plan político en sí, pero evidenció el descontento y la marginación de sus habitantes.

El historiador y abogado Alberto Hernández nos platicó sobre la respuesta que tuvo  Tlaxcala durante el periodo virreinal.

«Hubo cierta predilección por parte de los funcionarios reales. Muchos de los ‘privilegios’ obtenidos después de la Conquista no fueron siempre respetados. De allí la existencia de tumultos y levantamientos populares a lo largo del período colonial».


Te puede interesar: Hablemos Derecho, Tlaxcala No Quería La Independencia De La Corona


Comentó que el asentamiento de haciendas y ranchos en la provincia afectó seriamente a las comunidades indígenas asentados al interior.

«Esto acarreó una animadversión hacia los estancieros españoles que se establecieron en tierras que pertenecían muchas veces a los pueblos; usurpando títulos de propiedad o emparentándose con la menguante nobleza indígena», dijo.

La incursión de las tropas de Napoleón Bonaparte en España

El cabildo tlaxcalteca se pronunció a favor del depuesto rey Fernando VII y se dispuso a ‘defender’ la lealtad a su monarca. Este es uno de los motivos principales por los que el movimiento insurgente en Tlaxcala no tuvo una trascendencia importante como en otras entidades.

El 6 de octubre de 1810 llegó al pueblo de Chiautempan un ‘escrito subversivo’; el texto estaba destinado a don Tomás Díaz Varela. Él era el principal obrajero de la población y al Teniente de la Real Justicia, Representante del gobernador español; amenazaba sobre una incursión insurgente en la población.

A la par, ese mismo día en la Ciudad de Tlaxcala, el cabildo indígena emitía un manifiesto a favor del Rey Fernando VII y reafirmaba su lealtad al Virrey Venegas.

Descontentos populares

Aunque a corto plazo no ocurrieron ataques insurgentes de gran fuerza en la Provincia, a las cinco de la mañana del día 26 de julio de 1811 – día de la fiesta patronal de Santa Ana Chiautempan -, un grupo de alzados entró a la población. Como era día festivo, se habían concentrado en el lugar los vecinos de los pueblos circundantes, por lo que rápidamente el desorden cundió en el poblado: el obraje de don Tomás Díaz Varela fue saqueado por las huestes rebeldes y los asistentes a la celebración (Vecinos de los pueblos de San Bernardino, Magdalena, San Francisco, San Pedro y del mismo Chiautempan) acudieron al saqueo, mismo que se prolongó por varios días.

Cabe hacer mención que esto no fue un hecho aislado o casual: se trató de una manifestación de descontento popular que terminó haciendo mella en uno de los obrajes más populares del centro de la Nueva España.

Esta situación se repitió en otras poblaciones importantes: Calpulalpan – aún perteneciente a la Alcaldía Mayor de Texcoco -, Huamantla, Tlaxco e incluso la propia ciudad de Tlaxcala. Territorios que se vieron acometidos por los ataques insurgentes. Algo importante es que dichas incursiones no se efectuaban con un plan político en específico.

El historiador nos relata:

«A inicios del conflicto, el Mariscal Mariano Aldama fue comisionado por sus parientes Juan e Ignacio para insurreccionar la región de los Llanos de Apan, cercana a Tlaxcala. No logró su cometido, murió en el intento».

La adhesión al movimiento insurgente por parte de la provincia se realizó hasta el 15 abril de 1821, cuando Nicolás Bravo entró a la Ciudad de Tlaxcala sin violencia alguna.

Por último, el conflicto al interior de la provincia se consumó en forma el día 28 de agosto de 1821, fecha en que el Gobernador Español -el coronel Agustín González del Campillo- otorgó el poder al Alcalde Primero del Ayuntamiento de Tlaxcala don José María Ávalos: con esto la antigua provincia rompía sus vínculos con la metrópoli. Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.

Written By

Quizá te pueda interesar:

Cultura

Por: Edilberto Mendieta García Miembro de la Sociedad de Historia, Educación y Cultura de Tlaxcala Twitter: @EdilbertoMendi5 Facebook: www.facebook.com/edilberto.mendietagarcia Correo electrónico:edilbertomendieta@gmail.com Cuando las autoridades...

Cultura

Tlaxcala. Durante el primer Foro de Historiadores organizado por Escenario Tlaxcala y transmitido vía Facebook Live, uno de nuestros panelistas dejó un pendiente: Extender...

Cultura

Tlaxcala, Tlax. A inicios de septiembre, te contamos sobre la presentación de Yaopan. Un juego elaborado entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)...

Cultura

Tlaxcala, Tlax. La cultura que dejaron nuestros antepasados en el Estado nunca para de sorprendernos. Mientras más se investiga  y explora, se siguen encontrando...