¡Síguenos!

¡Hola! ¿Qué quieres buscar?

Otros

La historia de Paola, primera mujer trans en el Parlamento Juvenil de Tlaxcala

Tlaxcala, Tlax. Paola Jiménez Aguirre, representante estatal de la Red Nacional de Mujeres Trans, es una tlaxcalteca que ha luchado por los derechos de las personas de la diversidad; hace un año fue la primera mujer trans en participar en el Parlamento Juvenil, en su octava edición, organizado por el Congreso del Estado a través de la Comisión de Juventud y Deporte que preside la diputada María Félix Pluma Flores, que este año aún tiene abierta su convocatoria hasta el 22 de julio.

Desde muy pequeña, Paola sabía que era diferente, pero esa diferencia no tenía nombre, simplemente se sentía confundida ya que era obligada por su entorno escolar a jugar y convivir más con niños, cuando eran las niñas las que la hacían sentirse cómoda y tranquila.

Cuando cursó la primaria fue acosada e intimidada por sus compañeros al notar que era muy delicada, femenina e introvertida, un esquema contrario a cómo debe ser un niño, “Es algo que hemos compartido y vivido la mayoría de las personas de la diversidad, el acoso escolar no solamente es por parte de maestros, sino también de los compañeros, reforzado por la cultura, la televisión, los medios de comunicación, donde creaban personajes que satirizaban la diversidad sexual, claro ejemplo es Eugenio Derbez y otros programas que hacían burla de los hombres homosexuales, en la primaria me apodaban según el personaje que veían en la tele”.

En el entorno familiar fue su madre quien trató de corregir su comportamiento, “Identificó esa parte de mí y por obvias razones no le gustaba, no tenía tanta simpatía por la forma en que yo hablaba, actuaba o caminaba, constantemente me reprendía para evitarlo; quien era más alcahuete era mi papá, me compraba los juguetes que le pedía, por ejemplo, juegos de té y cosas para jugar a la comidita, aunque nunca me atreví a pedirle una muñeca, las veces que jugaba con muñecas era cuando me escapaba con mis vecinas; mis hermanos no tuvieron tanto problema, era una rutina normal de hermanos, había disgustos y peleas por otras cosas, pero no precisamente porque fuese femenina desde pequeña”.

Durante su pubertad y adolescencia comenzó a buscar el sentido de lo que pasaba con ella, al principio, cuando fue consciente de su atracción por los hombres, asumió que era homosexual, “A pesar de que en ese momento yo no me percibía como niño, tenía cuerpo de niño y por lo tanto, si me gustaba otro niño, quería decir que yo era una persona homosexual; durante mucho tiempo permanecí casada en ese entendido y no había más”.

Con el pasó de los años, tras informarse, explorar y conocer personas diversas, pudo darle nombre a lo que en la infancia, la confundía tanto; Paola era una mujer transgénero. Comenzó su transición a los 18 años, la cual, coincidió con su ingreso a la carrera de Psicología, donde siempre recibió un trato empático, aunque no tenía el reconocimiento de su identidad y en listas aparecía con su nombre primigenio, por lo que habló con sus maestros, quienes, comprensivos adaptaron sus listas y la llamaban como Paola.

Sin embargo, había algunos factores que la hacían sentir insegura, como pasar por talleres mecánicos, de herrería y carpintería, cercanos a su casa y poder recibir insultos, chiflidos o incluso ser golpeada; además estudiaba en el municipio de Santa Apolonia Teacalco, donde aún existe mucho machismo, por lo que viajar diariamente era complicado para ella durante su transición.

Señaló que la educación superior es un privilegio muy grande y marcado, “Hay quienes comienzan su transición muy jóvenes, a los 15 años, y eso implica que las corren del núcleo familiar, y en la calle lo único que les queda es irse a los sectores que la sociedad espera para las personas trans; o eres trabajadora sexual o eres estilista, entonces sin el respaldo familiar, es lo que les queda; eso trunca, desde luego, el tema académico y muchas de ellas ya no pueden seguir estudiando. En mi caso, los primeros semestres de la universidad acudí aún con mi identidad masculina, y cuando paulatinamente empiezo la transición, lo compartí con mis compañeros y docentes, recuerdo que en mis primeros parciales yo iba con camisa, pantalón de vestir y tacones, era lo que hoy conocemos como andróginos o no binario, no fue algo de la noche a la mañana; en los últimos semestres ya fue cuando empecé a ir totalmente con mi identidad, ya me había crecido el cabello, había comenzado con mi tratamiento hormonal; la grasa en parte de mi cuerpo se había distribuido y tenía una corporalidad más femenina, lo que me ayudaba a mi seguridad y autoestima”.

Paola se define como una joven inquieta, idealista y transgresora, lo cual la llevó a darse cuenta que podía alzar la voz por las personas que no tuvieran el privilegio que ella tuvo, y así comenzó a participar públicamente, ante la desigualdad, sobre todo en Tlaxcala, donde no había muchas iniciativas impulsadas, “Es cuando comienzo con todo mi trabajo, ese proceso de incidencia social y política, justo al par de mi transición, después veo que se me está negando el derecho de identidad porque no hay una legislación y busco que se logre, posteriormente veo la oportunidad del Parlamento, un espacio de visibilidad para poder hablar, me inscribí con mucho miedo, pensé que no sería posible que me tocara participar, justo porque son ocho ediciones y el que una mujer trans participara hasta ese momento no había sido posible, tenía mucho miedo del jurado, aunque se han ganado derechos, hay muchas personas con transfobia, tenía ese prejuicio, de que fueran transfóbicos, sin embargo, tuve el valor de postularme, fue una oportunidad muy importante en mi vida”.

El Parlamento, fue un incentivo para decirle a las mujeres y hombres trans, así como a todas las personas de la diversidad, que es importante su participación en la vida pública del país y del estado, que sus voces sean escuchadas, que puedan coadyuvar a la creación de un camino sólido y firme, por lo que sigue demostrar que no son un grupo vulnerable, sino vulnerado en sus derechos y libertades, para lo cual necesitan trabajo en conjunto, “Un reto que hoy tengo es unificar a las juventudes y poblaciones diversas en Tlaxcala, para poder crear una agenda solida e incluyente, el día de mañana lo que nos espera es ser parte de la vida publica, de la administración pública de nuestro estado”.

Al 9º Parlamento Juvenil no lo detiene Covid-19; así se adecuó este año

 

En 2018, el INE reconoció y permitió el acceso al voto en igualdad de condiciones y sin discriminación para las poblaciones trans, pero afirmó que no solamente se necesita el poder votar,  sino también ser votadas o votados, “Ese es mi reto y mi compromiso, generar candidaturas diversas, obviamente a los perfiles mejor preparados, tener espacios en partidos políticos o por la vía independiente, que no importe la identidad de genero o la orientación sexual; mi trabajo es seguir impulsado la agenda política legislativa y la incidencia social, donde falta mucho el acudir a las escuelas, el crear políticas públicas que permitan la reducción del acoso, del hostigamiento y la discriminación, de los crímenes de odio por orientación sexual o identidad de género, hay mucho qué hacer”.

Escenario Tlaxcala no recibe dinero por convenios oficiales y no pretendemos hacerlo. Necesitamos de ti que eres parte de esta comunidad de lectores. Suscríbete a nuestro ejército de guerreros y luchemos juntos por más periodismo independiente y contra la desinformación.
Written By

Escribir y comer son su pasión.

1 Comentario

Quizá te pueda interesar:

Derechos Humanos

Tenancingo, Tlax. El Parlamento Juvenil del Congreso del Estado de Tlaxcala es una iniciativa que busca brindar voz a mujeres y hombres jóvenes del...

Derechos Humanos

Tlaxcala, Tlax. Durante el 2019 y en lo que va del 2020 la propuesta de un diputado migrante ha tomado fuerza en todo el...

DESTACADO

Tlaxcala, Tlax. A nivel federal está creciendo el debate entre si la educación sexual es decisión de los padres o si todos los niños...

DESTACADO

Santa Ana Chiautempan, Tlax. Las redes sociales son herramientas cada vez más útiles y presentes en la cotidianidad de los tlaxcaltecas, ¿Por qué no...